Sign in / Join

Vecinas que trabajan por amor al vecino que sufre

Venden tortas. Hacen empanadas. Tienen socios y un bono solidario. Son mujeres que mantienen sus hogares, pero también, tienen tiempo y amor para dar, a todas las personas, que no conocen incluso en su gran mayoría, pero que reciben de su corazón bueno y de sus manos cálidas, el abrazo y el dinero para tratar de estar mejor.
Son las mujeres que ayudan a los enfermos oncológicos de bajos recursos de la ciudad.
“Lamentablemente sí, cada vez hay más. Es doloroso decirlo pero es la verdad.
Nosotros en tiempos de baja erogación necesitamos por lo menos 10 mil pesos mensuales sólo para pasajes, de gente que tiene que viajar a Santa Fe, Rosario o Buenos Aires para hacer los tratamientos.
También estas personas enfermas necesitan tratamientos, medicamentos, otros que tienen obra social, por ejemplo, no tienen dinero para hacer los viajes en colectivos, o después de las quimio en Santa Fe, necesitan volver en remise”.
Belkys Nagel, Alcira Solís, Daniela Redondel, Gladis Espru, Solange Tafarel, Sanddra Ramos, Beatriz Barin, Graciela Beresvil y Silvia Dermachi, están en la Plaza 8 de Septiembre con su institución AVIM, la Asociación Virgen del Milagro, vendiendo tortas que ellas mismas hacen.
“Son muchas las cosas que se deben hacer. Cada vez más existen necesidades mayores.
Nosotros controlamos el dinero con mucho esmero, con sumo cuidado.
Verificamos los días y horarios de las quimioterapias de los pacientes a quienes ayudamos, consultando los turnos, proporcionándoles los fondos para viajar. Sin dudas que lo más costoso es cuando estas personas necesitan hacer viajes, por ejemplo a Buenos Aires, porque son varios miles de pesos.
Nuestra sede está en calle Moreno altura del 1095 y los horarios y días de atención son los lunes y miércoles de 8 a 11 y los viernes de 17 hasta las 19. Allí atendemos a todos los vecinos de Esperanza que necesitan de nuestra ayuda en momentos muy difíciles, para las personas enfermas y también para toda la familia” señalan las integrantes de AVIM, que no decen en la ayuda a quienes se encuentran en momentos de sus vidas muy críticos, dándoles el amor y la confianza para salir adelante.