16.5 C
Esperanza
jueves, agosto 6, 2020
Inicio Actualidad Una historia de posesión, brutalidad y muerte

Una historia de posesión, brutalidad y muerte

El caso conmueve a la región. Investigamos y te contamos quien era Walter Wettstein, el femicida de Humboldt.

Hay un antes y un después en una localidad cuando pasan estas desgracias. Ningún vecinos de Humboldt con los que hablamos del tema en privado, sale de su conmoción.

Según cuentan, Walter era un hombre de campo, productor agropecuario. Los Wettstein tienen algunas hectáreas y él vivía en una de ellas, donde luego de cerrar el tambo familiar, trabajó la tierra con diferentes cosechas menores anuales.

En el campo vivieron con Noelia Ochstadt y sus 2 hijos varones hasta hace un tiempo que se separaron. Hubo más de una  denuncia por violencia de género, las cuales terminaron en una perimetral judicial que parece ser poco respetaba este individuo.

Según conocidas de Noelia, ella no paraba de recibir amenazas, a pesar de que él formara una nueva pareja con otra mujer de Humboldt de apellido Antoine.
También nos comentaron fuentes muy cercanas al caso, que Walter hace unos meses estaba con tratamiento psiquiátrico y que podría utilizar ese items su defensa para recibir menos años de condena de lo que el popular de la gente exige, aunque la mayoría de los comentarios en redes no piden penas de prisión sino de muerte para este tipo de casos extremos y desquiciados.

Siguiendo con la vida de Walter y Noelia, ella se fue a vivir con los chicos al pueblo luego de una insostenible vida matrimonial llena de golpes y maltratos. A pesar de animarse a irse de su casa, lo denunció por violencia de género y de ahí surge el prohibimiento de cercanía de parte de la justicia.

Al llegar a la urbe este último año Noelia trabajó primero en el kiosco de su mamá y luego en la actual carnicería, a la que se dirigía hoy temprano antes de encontrar su peor final.

Ese final fue cruzarse con el ford escort de su ex, desde donde se bajó quien efectuó un disparo con una escopeta de alto calibre al pecho de Noelia, sin escuchar la súplica del hijo menor de ambos: “¡ No ki hagas papá !” 

Algunos dichos hablan de que en los próximos días ella se iba a ir a vivir a Pilar, junto a su nueva pareja y Wettstein no soportó esa noticia. Otros hablan de que él no quería que se llevara junto a sus hijos del pueblo.

En fin, nada de esto es excusa humanamente razonable para asesinar a sangre fría y delante de uno de tus hijos a una mujer indefensa.

Policía científica de Esperanza trabaja sobre las últimas conversaciones de los involucrados, para conceptuar el porqué de esta irreversible decisión que deja despojados y huérfanos a los pobres chicos de 14 y 7 años, quienes se encuentran ahora con sus abuelos y tías maternos y bajo el control de profesionales sociales de la Comuna de Humboldt.

Fuente: Infomercury medios. Pilar, Santa Fe.