21.1 C
Esperanza
lunes, mayo 25, 2020
Inicio Actualidad El amor al tambo y el sacrificio familiar

El amor al tambo y el sacrificio familiar

Lidia Sánchez es tambera y trabaja en un campo de Humboldt. Una charla que cuenta lo duro del trabajo de las familias tamberas, los siete días de la semana.

Lidia Sánchez, una tambera de Humboldt, contó su oficio. Allí, en el campo sostuvo que todos los días trabajan sin importar la fecha, donde no hay descansos. Describió  cómo es un día en el tambo.

“Yo trabajo con mi marido, estamos en un tambo chico de 2 mil litros. Nos levantamos a las 4 de la mañana, yo preparo todo para empezar a ordeñar, tenemos 70 vacas y con la limpieza y todo lo hacemos en una hora.

Mi marido después acomoda a los animales y yo me encargo de darle de comer a los terneros. Y a la tarde volvemos a hacer lo mismo a las 4 de la tarde”, relató a la radio LT9 de Santa Fe.

“Los fines de semana me ayudan mis hijos, tengo chicos de 15, 13, 12 y 11 años, todos seguidos. Nosotros entregamos a Corlasa y el camionero pasa a las 6 de la tarde y la llevan a la tarde. Los tachos tradicionales están guardados en el galpón. están de reliquia y muchos los quieren comprar”, agregó.

Sobre cómo viven la fecha en homenaje a los trabajadores mencionó que “hoy es un día más tranquilo y hoy tenemos más tiempo con todo esto que está pasando, a pesar de que acá en el campo no se siente tanto el confinamiento, y lo dedicamos a la cocina y hacemos pan casero y pizzas, y capaz que hoy hay un asado”.

“En esta actividad no hay descanso. Nunca tenemos vacaciones. Este año, por el cumpleaños de 15 de mi hija se lo festejamos en el campo. Lo único que me pidió fue hacer un viaje y por ello fuimos a Córdoba cinco días.

Por supuesto que en el caso salir lo podés hacer, de forma extraordinaria,entonces tenés que contratar gente para que te reemplace y ahorrar todo el año para eso”, expresó.