19.1 C
Esperanza
martes, mayo 26, 2020
Inicio Opinión APRENDER A ESTAR SOLO, el camino más rápido hacia el Desarrollo Personal

APRENDER A ESTAR SOLO, el camino más rápido hacia el Desarrollo Personal

Alguna vez estando solo te sentiste tan pero tan bien que te dijiste “no me hace falta mas nada”? O por el contrario, estando con gente te dijiste, que ganas de estar solo?

Muchas veces tenemos que llegar al punto de encontrarnos solos para comenzar a descubrirnos.

Hay una serie postapocalíptica que se hizo popular, “the last man on earth”, “El último hombre en la tierra”, donde, aunque yendo al extremo, un virus elimina a toda la población mundial menos a una persona.

Y si a partir de mañana quedas solo en este mundo?

El precursor de la teoría de la evolución de las especies “Charles Darwin” afirmaba que: “No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco es la más inteligente. Es aquella que se adapta mejor al cambio”. También decía que los seres vivos necesitamos de seres de nuestra misma especie para encontrar el bienestar. Somos seres sociables.

Viviendo en suiza hace unos años, me llamaba la atención estos hábitos. Pero hablando e investigando llegué a la conclusión de que eran felices así, y de que sus padres los incentivaban a hacerlo. El hecho de “arreglárselas” solos implica el camino obligado hacia una madurez mental y emocional inigualable, independencia económica y el problema existencial de todo ser humano se minimiza cuando nos descubrimos, nos encontramos.

No depender del otro nos da confianza y seguridad, nos eleva el autoestima, nos obliga a transitar experiencias y cometer errores, por lo tanto desarrollamos la toma de decisiones y aprendemos a soltar el control.

¿Es posible un equilibrio entre estar solo en bienestar sin depender de nadie y sociabilizar felizmente?

Desde hace un par de décadas en las sociedades más evolucionadas, y ya se puede ver en tendencia en la nuestra, los jóvenes y adultos jóvenes se desarrollan solos. Comienzan a estudiar con becas que ellos mismos consiguen o trabajan para pagar las universidades. Luego, quizá tienen pareja pero viven cada uno en su lugar. Viajan por el mundo solos o de a dos a lo sumo. La idea de tener hijos o formar una familia “de las típicas” está cada vez más lejana.

“Quiero estar solo con alguien más que quiera estar solo” dijo el cantante y artista Dimitri Zaik.

Preguntas para reflexionar: Alguna vez escuchaste el silencio de tu interior? Te llenaste de las ideas que renacen segundo a segundo del fondo de tus cavidades? Te permitiste cuestionarte todo sin la opinión del mundo exterior? ¿Cuándo fue la última vez que sentiste hasta los huesos el viento frio, las chicharras apabullando tus oídos, contemplaste el cielo

eternamente estrellado? Llenate de vos y de la naturaleza y encontrarás más respuestas que en cualquier teoría.

Creo que “aprender a estar solo” debería ser una materia obligada en la vida de cada ser humano, en el proceso de crecimiento y transformación hasta encontrar nuestro fin, nuestro “para que vivimos”.

Pero no nos olvidemos de los seres queridos, tanto de nuestros hijos como padres y abuelos. Ellos forman parte inseparable de nuestra sociedad y ADN, nos necesitan y los necesitamos. Todo el mundo

necesita amor. Amor hacia uno y hacia los demás. Estando en bienestar y equilibrio uno mismo se irradia y atrae ese estado. Se acercan las personas correctas y sabemos decir NO cuando debemos.

A mi juicio, una de las mejores formas de amar al prójimo es dejar que el otro sea, sin control y sin esperar.

Seamos y dejemos ser libres.

La libertad no es digna de tener si no incluye la libertad de cometer errores (Mahatma Gandhi)

Sebastian Pedroni

Coach ontológico profesional

Facebook – Instagram

Comentarios: sebapedroni@hotmail.com