Sign in / Join

Un asalto a mano armada en plena calle con un delincuente muy cortés

Dos jóvenes de nuestra  ciudad, fueron abordados a las 1,30 del viernes en  calle Sarmiento, en las proximidades de la Sociedad de Canto, asaltados a mano armada y robados por su sujeto que se trata de identificar y detener por parte de las fuerzas policiales.

De acuerdo a lo que pudimos conocer, el muchacho salía de trabajar y su novia lo acompañaba por esas horas. Fue cuando un sujeto que estaba sentado en el frente de la Sociedad de Canto los comenzó a seguir.

En un momento dado se puso en frente a ambos y apuntó al joven con un arma de fuego en el pecho -la que portaba en su mano derecha aparentemente- y les dijo que le dieran todo lo que llevaban de valor. Así le quitó al muchacho su billetera y su teléfono y le pidió a la joven sus pertenencias, pero ella pudo convencerlo que nada portaba encima, señalaron fuentes cercanas a los hechos.

De acuerdo a lo que se conoce, el delincuente, que actuaba a cara descubierta, hizo dos cosas que llaman la atención. El primero es guardar el arma en el bolsillo de la campera mientras ejecutaba el asalto, y el segundo es que ante el pedido del atribulado joven, le permitió sacar los documentos y las tarjetas, con toda cortesía, antes de entregárselos.

Por supuesto que ambas victimas se encontraban con profundo temor ante un delincuente que les advirtió que no estaba solo y que los iba a matar ante cualquier intento de defensa.

Una vez de cometido el asalto, se fue caminando con absoluta tranquilidad, sin advertir que la joven lo había engañado y sí tenía su teléfono, con el cual llamó al 911 e inmediatamente llegaron móviles policiales, que barrieron toda la zona pero no lo encontraron, en principio.

Las fuentes de esta investigación periodística señalan que el malviviente no sería de esta ciudad, detallando un sujeto de entre 27 y 30 años, con barba tupida y oscura y en el momento del atraco tenía un jeans, gorra y zapatillas, además de una campera.

De acuerdo a lo que señalaron  las fuentes cercanas a las investigaciones, es que el criminal actuó con  total tranquilidad y que no sería de la ciudad al parecer.

En diálogo los vecinos con cronistas de este medio, no hace mucho tiempo atrás, le señalaron cuando acaecieron sucesos policiales como éste,  que en esa zona de la ciudad existirían varias casas usurpadas por personas extrañas, a las que no se les conoce empleo, y que pueden ser utilizadas como guaridas de delincuentes que vienen a Esperanza.

El comentario de los vecinos se repite, y el temor se multiplica  con estos hechos.

Daniel Frank

 

Deja una respuesta