Sign in / Join

“El autista no es un mundo aparte sino parte de este mundo”

Lucrecia Barco estudió la carrera de Psicología en Paraná, Entre Ríos. En Plaza San Martín se muestra feliz por la respuesta de la sociedad esperancina ante la convocatoria, en el día de la visualización de lo que significa un niño autista y del autismo en particular.

La entidad que tiene la inciativa, en base a la tarea de un matrimonio de Humboldt, localidad convecina a Esperanza, con un niño autista y de la profesional esperancina que hace poco tiempo se reincorporó a su comunidad de origen, dice en su programa de domingo en el principal paseo de la ciudad: “Yo hablo del autismo”.

Tuvieron el apoyo del municipio y del grupo evangélico santafesino que hizo espectáculos de teatro, zumba, y mimo, además de bailes, todos voluntarios y en su gran mayoría jóvenes, que llegaron a Esperanza para que la sociedad esperancina visualice el autismo y la importancia de su detección temprana.

“Hay casos de niños autistas. Pero lo importante es educar para que no los haya. Porque se pueden hacer actividades tempranas para su detección, es decir, educar y enseñar en un tema que la sociedad no conoce. Incluso, en el marco de las discapacidades, tampoco se trata” reconoce Lucrecia Barco.

Confiesa que “estamos muy solos. Precisamente estas actividades son realizadas para poder sumar personas que se interesen sobre el tema y hacer crecer la difusión y el conocimiento, para que el niño autista no viva en su mundo, sino que la gente sepa que el autismo está en el mundo y se comience con su inclusión, al ser valorado cada niño autista” manifiesta.

“Hoy vemos que los niños ueden cumplir con una gran cantidad de actividades. No es como antes que vivían aislados. la sociedad los está viendo y eso significa un gran pase adelante. Ojalá podamos seguir construyendo una sociedad que los incluya como s elo merecen” dice la entrevistada en Plaza San Martín emn la tarde de domingo.

Deja una respuesta