Sign in / Join

“Su beba murió en sus brazos, nunca la quiso matar”

La Dra. Carolina Walker, quien asumió la defensa de la mujer acusada de haber ocasionado los golpes que le quitaron la vida a una beba recién nacida. Una mujer de 27 años estuvo en prisión preventiva imputada de haber ocasionado de manera intencional las lesiones y fracturas que causaron la muerte de su beba recién nacida, instantes después del parto.

La abogada Carolina Walker, junto al Dr. Martín Risso Patrón, asumieron la defensa de la joven que llegó al Hospital Cullen con el cuerpo sin vida de su beba, en una caja de zapatos. En otra caja llevaba la placenta.
Walker expresó que Rocío “tuvo un parto en soledad, se desvaneció, cuando recobró la conciencia empezó a solicitar ayuda para ella y para su bebé. La llevaron al hospital y hoy está sufriendo un proceso que a nuestro entender es muy injusto.”
Las circunstancias del nacimiento de la niña aún son muy poco claras. Hasta el momento se sabe que estaba en una quinta de Desvío Arijón junto a sus padres y otra pareja de adultos. Según las primeras declaraciones, la joven comenzó con trabajo de parto en horas de la madrugada y parió sin ningún tipo de asistencia.
Su mamá se despertó al escuchar un grito y la beba ya se habría encontrado sin vida. Además, sus padres manifestaron desconocer el estado de gravidez de Rocío.
Al referirse a estas circunstancias, Walker expresó: “Ella del parto se empieza a acordar de a poco, con el trabajo de los psicólogos. Empieza a recordar muy de a poco las circunstancias. Todas las lesiones -en la bebé recién nacida- que da cuenta la autopsia tienen una explicación”.
“Hoy nos preocupa demostrar que las cosas no fueron como se imputaron. Ella parió sola y su beba se le murió en brazos”.
Según expresó el fiscal Marcelo Nessier en audiencia, el resultado preliminar de autopsia determinó que la beba nació y falleció producto de las lesiones que presentaba el cuerpo, o por asfixia que podría ser compatible con un parto traumático. Para determinar con precisión es necesaria la realización de una serie de estudios complementarios.
Walker insistió: “Rocío sufre la peor tragedia que puede tener una mujer, que es perder a su hija. Todas las heridas que presenta el cuerpo son perfectamente explicables por cómo fue el parto: el bebé sufrió tres caídas, una de ellas de cabeza que produjo la fractura que presenta”. A continuación la abogada se refirió a la situación actual de la joven, quien se encuentra con el tratamiento de una profesional de la salud mental que pertenece al área mujer de la municipalidad de Santa Fe.
Por último, Walker fue determinante: “Nosotros consideramos que debe estar en libertad y ser sobreseída, pero eso será más adelante. Hoy nos preocupa demostrar que las cosas no fueron como se imputaron.
Ella parió sola y su beba se le murió en brazos”.El juez Pocoví avaló el acuerdo arribado entre la fiscalía y la defensa para atribuir la prisión domiciliaria a Rocío V., que fue trasladada a la vivienda donde cumplirá la detención domiciliaria.
La Dra. Carolina Walker y los fiscales Marcelo Nessier y Rosana Marcolín acordaron que la joven imputada por el homicidio de su beba recién nacida continúe el proceso en prisión domiciliaria.
Este acuerdo fue avalado por el juez de la I.P.P. Eduardo Pocoví, quien además dispuso que se continúe con la asistencia psicológica y psiquiátrica que recibe Rocío.
Si bien la joven residía con sus padres, quedó a la guarda de otra persona allegada ya que sus progenitores son testigos en la causa, y por lo tanto no podían asumir ese rol.

La causa
Rocío V. fue imputada por el delito de homicidio agravado por el vínculo días después de ser trasladada al hospital Cullen con una hemorragia, producto de un parto casero sin asistencia, y arribar con el cuerpo sin vida de su beba recién nacida.
Como el cuerpo de la niña presentaba evidentes signos de violencia, y tras las expresiones realizadas por la joven en el nosocomio, los profesionales de la salud radicaron la denuncia para dar intervención al Ministerio Público de la Acusación y esclarecer las circunstancias del hecho.
Esta decisión fue duramente cuestionada en la audiencia de prisión preventiva por el entonces defensor de la joven, Sebastián Moleón, del SPDP. En ese entonces el letrado expresó que los profesionales habían incurrido en la violación de la confidencialidad médico paciente, y que Rocío recurrió al hospital para atender su salud y fue criminalizada. El juez Jorge Pegassano resolvió en ese entonces imponer la prisión preventiva para Rocío por 45 días, plazo tras el cual podía volver a revisarse la medida.

Un acuerdo entre partes
Pocos días después, asumió la defensa de la joven la abogada particular Carolina Walker Torres, quien desde un primer momento comenzó a trabajar con la fiscalía para atenuar la medida coercitiva, teniendo en cuenta que la mujer se encontraba atravesando su período de post parto en un lugar que no consideraba adecuado.
Mientras tanto, la investigación continúa para intentar esclarecer qué circunstancias rodearon tanto el parto de la joven como también la muerte de la beba, y qué responsabilidades se pueden determinar.

 

(Fuente Aire de Santa Fe)

Deja una respuesta