12.6 C
Esperanza
miércoles, agosto 12, 2020
Inicio Actualidad Bodas de Plata de la Escuela del Barrio Los Troncos

Bodas de Plata de la Escuela del Barrio Los Troncos

En el comienzo del año todos los sectores escolares se pusieron la camiseta de la escuela. Directivos, docentes, personal no docente, colaboradores, el personal del Jardín que nació en el mismo nido y bajo las mismas alas. Estaban felices y entusiastas, unidos en el mismo hecho e igual historia. El festejo de las Bodas de Plata de la escuela de todos.

Pero vino desde China un virus. Lo que parece un cuento de ciencia ficción, pero en la realidad es cierto.
Por eso, los primeros 25 años de la Escuela Nro 1352 Doctor René Favaloro es de un sabor agriculce en su festejo, pero ni siquiera eso detiene la voluntad de una comunidad escolar muy particular, luchadora y unida.
Nació en la adversidad en el entonces recientemente creado Barrio Los Troncos, en el sur de la ciudad. Abrió la escuela el inolvidable 13 de marzo de 1995, pero para los papeles oficiales el acto fue el 4 de julio de ese año.
Esther Kuchen, su actual directora desde 2010, sonríe con un cierto gesto amargo, al pensar en todo ello, porque el Covid-19 lo cambió todo. Hoy “el festejo será todo en formato virtual y en nuestra página de Facebook el sábado- mañana- se podrá disfrutar de un video que hemos creado con los protagonistas de ayer y de hoy” nos cuenta.
“Durante los meses transcurridos de este año escolar virtual los padres, alumnos, maestros han ido participando con carteles, mensajes emotivos, fotos, todo y todos vinculados a este festejo de Bodas de Plata de nuestra escuela” indica la Directora. Esta escuela esperancina, cuyo nacimiento fue a pura lucha, amor y sacrificio, realizada con los fondos del FAE -y en ese sentido la vincula de corazón a todas las demás escuelas esperancinas- hoy está compuesta por 260 alumnos, que reciben educación, copa de leche y servicio de comedor, además de 14 docentes de grado y 16 integrantes más que conforman un total de 30 trabajadoras de la educación. Hay que aclarar que el Jardín de Infantes con que había nacido hoy es independiente. Y se llama José Pedroni en honor al vate mayor de la ciudad.
Sus directoras fueron Silvia Della Negra de Ferrero y desde 1997 hasta el año 2009, Rafaela Mícoli, mientras que desde 2010 hasta la actualidad es su directora Esther Kuchen, nacida en la valesana tierra de la ciudad de San Jerónimo Norte, en el departamento Las Colonias.
“Hemos trabajado mucho, todos y en todos los tiempos. Y hemos conseguido en todos estos años el poder tener todas las aulas y hacer las obras necesarias para ejercer con dignidad la docencia y los niños aprender, y además en la actualidad poder contar con todos los servicios en el Jardín de Infantes. Personalmente soñaba que este sábado íbamos a estar todos juntos y con la ilusión de tener nuestro SUM, que tanto necesitamos, nuestro más grande sueño colectivo entre escuela y barrio y por el cual insistimos en cada año ante las autoridades pertinentes.
Sin embargo, también comprendemos y entendemos que es muy importante la inversión económica que se debe hacer, pero en verdad lo necesitamos para las clases de ejercicios físicos, los actos, las actividades diarias y que nos sirva como comedor y espacio para la copa de leche” dice la docente directora con mirada un poco triste y esperando que ese milagro algún día llegue y el sueño de todo un barrio se cumpla.
Hay que citar que otro logro es el cierre de las galerías y el poder contar con un aula donde en tres turnos se sirve la copa de leche y el almuerzo a los niños, aunque en este tiempo de pandemia este servicio es mediante otras formas determinadas por el Ministerio de Educación.
Quien pase por calle Santa Fe -Moreno al sur-, bien al sur, la verá adornada para el festejo en su exterior. Toda la comunidad educativa ha puesto lo suyo, unidos por el mismo amor a la escuela del Barrio Los Troncos.
Será sus bodas de Plata solitaria, pero abrazada en el corazón y en el alma por padres, alumnos, cooperadores, docentes y todo el barrio. Quizás sea una imagen tan propia de esta escuela. Sus directivos y maestros abrazando a los niños con su amor educador y todo el barrio abrazando a la escuela construída a puro sacrificio. Por algo lleva el nombre del doctor René Favaloro.