18.7 C
Esperanza
jueves, agosto 6, 2020
Inicio Actualidad Breve análisis de los agregados monetarios en el contexto económico de la...

Breve análisis de los agregados monetarios en el contexto económico de la pandemia Covid 19

El hecho de que la emisión monetaria haya alcanzado un nivel superior al billón de pesos habrá de permitir analizar esta situación procurando desafiar al sentido común.

En general, los economistas ortodoxos han fallado en especificar la naturaleza del dinero. El dinero no es una derivación o continuación más o menos sofisticada del trueque, no es neutral: no hay neutralidad en el dinero. Tampoco hay “equilibrio a largo plazo” en la economía. Quizás estos equívocos son los que han producido las evidentes dificultades que muestra la ortodoxia a la hora de explicar y aportar soluciones a los desórdenes monetarios.

En contraste, el dinero puede ser visto como una relación social en la que se expresan el balance de las fuerzas políticas y los intereses de los grupos económicos. Y no hay elementos para asumir que ese balance lleva implícito un equilibrio normal, luego, los desórdenes monetarios y la inestabilidad son esperables.

Además, históricamente, en los círculos de economistas ortodoxos, la simple pregunta de si el crédito es dinero fue meticulosamente evitada. Los monetaristas que son en gran parte sus aliados y sucedáneos, tienen en sus explicaciones, también, una “falla de origen” pues asumen, por su parte, que el dinero es una mercancía y la oferta de crédito es el punto más alto de una gran pirámide invertida con una estrecha base en el patrón oro. En consecuencia, al replicar este equívoco, el monetarismo no hizo más que acrecentar las incoherencias incorporando el postulado según el cual la tasa de interés del dinero, tiende a coincidir siempre con una tasa de intercambio natural.

En oposición, hoy estamos en condiciones de afirmar que la producción de dinero y de crédito es el resultado de la lucha de poder entre los principales grupos competidores y sus intereses, socialmente representados en el dinero de cuenta. Por lo tanto, el argumento recurrente según el cual un aumento de la emisión monetaria “automáticamente” produce inflación deber ser cuestionado, pues, no existirían bases lógicas sobre las cuales apoyar la idea de que la emisión de dinero se “traslada a precios” provocando un aumento de los mismos.

Dicho esto volvemos a los datos: el incremento de los agregados monetarios en mayo fue de $ 912.000 millones girados por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), en concepto de adelantos transitorios y transferencias de utilidades al tesoro nacional. Esto implicó un 64% más que en todo 2019 y equivale a casi la mitad de la base monetaria. Actualmente, dichos agregados han alcanzado niveles cercanos a los $ 1100 billones.

Esta decisión de emitir moneda hace que se bifurquen, al menos, dos vertientes explicativas: una de carácter racional y otra más combativa. Pues, el billón de pesos agregados, según desde donde se lo mire, puede ser: en primer lugar la cifra del rescate a las administraciones provinciales. De hecho, en El Colono del Oeste hemos dado cuenta, oportunamente, de la destrucción del dinero de cuenta nacional implícita en la emisión de bonos provinciales. Asimismo, la cuestión fue analizada con cierto nivel de detalle en La Vanguardia digital.

En segundo lugar, la “dineridad” recientemente impresa está destinada a salvar, por medio de créditos con bajísimo interés, a las empresas más castigadas por la pandemia de Covid 19; y, por último, a la propia supervivencia del estado nacional, el cual, dicho sea de paso, ya comunicó a la auditoría general de la nación que no va a informar sobre gastos relacionados con la crisis sanitaria hasta el año próximo.

Desde el punto de vista “combativo”, es decir, de quienes buscarán algún beneficio político a esta situación, tal nivel de emisión monetaria será interpretado como una “futura pesada herencia”. Se sabe, cualquier decisión política importante: desde la intervención del ministerio de desarrollo productivo nacional en Vicentin SAIC o la vuelta de fútbol para todos y muy especialmente, temas económicos y financieros como la emisión monetaria, habrán de activar el antagonismo binario que es la ruina de nuestro país. Si triunfan esta clase de oposiciones estériles, habrán de seguir quedando pendientes preguntas fundamentales, tales como ¿Es el crédito dinero?, ¿Qué es el dinero?, ¿Cuál es la forma más racional de administrarlo socialmente? entre otras.

Mauricio Yennerich