Sign in / Join

Carnave solidaria para sostener la esperanza

A través de Patricia Müller, responsable del Area de Responsabilidad Social, la reconocida  empresa de industrialización de aves y huevos, entre otros productos, Carnave, entregó más de 27 mil pesos al Hospice La Piedad, con la presencia de la Hermana Alicia Félix, quien además es médica.

La representante de la empresa esperancina en esta instancia señaló que los fondos recaudados son el fruto de las donaciones de los clientes, de Esperanza, Humboldt y de una sucursal de Santa Fe, que compran con dinero en efectivo, lo cual requiere de empleados que suman y transferen mensualmente el dinero a la cuenta del Hospice.

Patricia Müller dijo además que la empresa industrial hará donativos para que se pueda equipar la cocina del Centro de Día que construye el Hospice, para colaborar con la ilusión de la Hermana Alicia y de la comunidad del Hospice de poder inaugurarlo en abril de este año cuando se cumplan los diez años de la entidad que tiene un enorme reconocimiento provincial y nacional.

La Hermana Alicia dijo que faltan obras como la pintura y otros detalles y que el dinero donado por Carnave fue utilizado en recursos energéticos indispensables para el nuevo Centro de Días.

Cabe consignar que en estos casi 10 años de acción del Hospice, fueron atendidos 377 personas con enfermedades terminales y sus familias, de Esperanza y región. Actualmente hay dos personas siendo atendidas y se espera la llegada d eotras dos.

Cabe consignar que el Hospice La Piedad es una entidad de amor al prójimo, sin fines de lucro.

 

Historia

En el año 2008 la Hermana Alicia Felix religiosa de las Siervas del Espíritu Santo, hoy directora de la institución, tomo providencialmente conocimiento de la obra realizada por el Hospice San Camilo, y el objetivo que los movilizaba: la atención integral de los enfermos.
Y así comenzó lo que en un principio fue un sueño para Hna. Alicia, que confiando en la voluntad del Señor, puso todo en sus manos para que este sueño se haga realidad. Así es como le contó sus proyectos a su coordinadora provincial de dicha congregación religiosa, quien tambien vio la posibilidad de llevar a cabo un Hospice en la ciudad de Esperanza.
El proyecto se fue haciendo visible en un principio a través de planos, del edificio que daría lugar a la obra. Para comenzar eran necesarios recursos económicos de los que en ese momento hacían falta, para ser precisos no se tenía ni siquiera un centavo.

Convencidos de que Dios no se deja ganar en generosidad, llegó una donación desde Alemania, que permitió el comienzo de la obra.
El 29 de septiembre del año 2008, se comenzó la construcción de lo que fue el Hospice en su primera parte, sobre una antigua casa en estado de tapera que fue reconstruida en su totalidad. Esta se encuentra en un terreno lindante a la Casa de Encuentros Santa Catalina, que fue entregado en comodato por parte de la Congregación. Esta primera parte de la obra comprendía un total de 4 camas.
Durante el año 2009 mientras la obra estaba en construcción, se comenzó a hacer una campaña para convocar y capacitar a los que serían los primeros voluntarios, realizando talleres y fines de semana de estudio, contando además con la colaboración de los Hospices San Camilo y de la Casa de la Bondad, como formadores.
El 25 de Marzo de 2010, día de la Anunciación de la Santísima Virgen María, se realiza la Misa inaugural, celebrada por el Padre Jorge Zalazar, capellán del Hospice, como acción de gracias por habernos permitido tener un lugar tan especial en nuestra ciudad. Siendo el primero en la Provincia de Santa Fe y en la Región Litoral, y el tercero en el país. El Hospice recibe el nombre de La Piedad, en evocación a la Imagen pulida por Miguel Ángel, en ella están reunidas las máximas expresiones de la Caridad, y de la compasión en el acompañamiento a la persona humana.
A los pocos días de la misa inaugural, el 10 de abril ingreso el primer huésped, y así las puertas quedaron abiertas. En su comienzo, fue la Asociación Argentina e Internacional de Tanatología quien poseía la tutela jurídica de la institución.
Los voluntarios configuraron un plantel indispensable para el desarrollo de las actividades y necesidades de la Casa, y en cooperación al Equipo interdisciplinario de profesionales.
El ingreso de huéspedes ha ido en aumento a través de los primeros años, por lo que las instalaciones estaban limitadas por la demanda.

Es así que en el año 2012, se inauguran nuevas piezas, vestuarios y un oratorio, a la vez que se remodela un salón de usos múltiples. Monseñor José María Arancedo  celebró la misa para dejar habilitados los nuevos espacios. De esta forma el Hospice pasa a contar con 6 camas disponibles.
A principios del año 2013, la nueva Asociación de Cuidados Paliativos La Piedad, se hace cargo del Hospice, siendo sus miembros en su mayoría de la ciudad de Esperanza, quienes viendo la necesidad de continuar la obra, comienzan con Fe y Esperanza, a caminar.
A mediados del año 2013, se inauguran a partir de las necesidades de espacio y comodidad, una pieza con 2 camas, un nuevo office de enfermería, y una sala de reuniones. De esta forma el Hospice lleva a su capacidad máxima permitida de 8 camas disponibles.
El crecimiento edilicio ha ido a la par del conocimiento que fue teniendo la obra en la ciudad, y en la región. A la vez que la demanda en el ingreso de Huéspedes año a año ha ido en aumento. Es por ello, que se hincapié en la formación de los voluntarios, y de los profesionales, que periódicamente se les brinda jornadas e instancias para su formación.
Hoy construye un Centro de Día que necesita de la generosidad de la comunidad para terminarse antes de abril.

Daniel Frank