Sign in / Join

A casi 6 años del crimen de Marcela Chiaro

Era esperancina, tenía 38 años y trabajaba en la veterinaria de su pareja, Luis Corral, uno de los imputados en el caso.

En febrero harán seis años que “Delia comenzaba a preocuparse porque por primera vez su hija Marcela Chiaro no la había llamado para decirle “feliz cumpleaños”. Lo que no imaginaba era que la mujer había sido asesinada y que días después llevarían preso a su concubino, Luis Corral, y a la amante de este, Paola Carina Castro dice el diario La Gaceta de Tucumán en febrero de este año. Más de cinco años  después, el crimen sigue impune y los acusados están en libertad a la espera del juicio por cumplirse el tiempo máximo legal de sus detenciones.

La hija de ambos,  que entonces tenía dos años, hoy vive en Esperanza con su madrina y tía, mientras crece.

Chiaro fue vista por última vez el 13 de febrero de 2012. Sus vecinas de Villa Amalia la vieron en el mismo lugar de siempre: atendiendo la veterinaria de su concubino. Pero esa noche desapareció y nada más se supo hasta cuatro meses después, cuando hallaron sus restos en un cañaveral, en Leales, Salta, convecina Tucumán.

Corral y Castro -salteña- estuvieron dos años presos. Cuando recuperaron la libertad, la pareja se rompió. En la investigación que realizó el ex fiscal Guillermo Herrera figuraba una declaración de la mujer donde confesaba que el veterinario había asesinado a su pareja. Sin embargo, cuando salió de la cárcel aseguró que el fiscal la presionó para que dijera eso.

La familia esperancina espera un juicio que no llega nunca, con los acusados en libertad, haciendo su vida.

Deja una respuesta