17.2 C
Esperanza
martes, septiembre 29, 2020
Inicio Actualidad Conmovedor recuerdo

Conmovedor recuerdo

Ricardo Balzicevic (1953/2020)

En pocas horas, en Santa Fe murieron dos médicos de coronavirus. Los dos primeros médicos víctimas de la pandemia en esa provincia.
Uno de ellos, Ricardo Blazicevic, era hermano/cuñado/padre/cónyuge de mis amigas y amigos de Esperanza, la tierra de Pedroni. Mis amigos desde hace medio siglo.
Desde que regresara a su ciudad natal con el flamante diploma de la Universidad Nacional de Córdoba en la valija, Ricardo Blazicevic trabajó en el hospital público. Durante más de 40 años. Aunque ahora ya estaba jubilado, a pesar de sus 67 años, sus tres estén y su diabetes insulino dependiente, seguía atendiendo. Era otorrinolaringólogo. Le gustaba lo que hacía. Apenas se supo que el coronavirus lo había alcanzado, en eco, las cadenas de oración se multiplicaron de una punta a otra de la ciudad.
Teníamos esperanzas el domingo: después de una semana de cuidados intensivos, lo habían desentubado. Pero el lunes 7, Ricardo murió. En el Hospital Cullen de Santa Fe. La noticia me llegó como una patada en todo el cuerpo.
Abrazo a mis amigas y amigos de Esperanza. A Sergio y Ñaño, los hermanos de Ricardo. A Alicia, Ana y Eduardo Marnicco; a Luis Kuchen. Al hijo y las hijas de Ricardo: Nicolás (médico en Villa María y Río Cuarto), Agustina (entrenadora de hockey en Esperanza) y a la Luly, sin consuelo en Deán Funes porque no pudo despedir a su papá. Abrazo a Emilce de Blas, la madre de esas hijas y ese hijo. Y a mi primo el Tati Plantón, su entrañable colega y amigo.
Y al despedirlo, lo recuerdo en la puerta de la Cárcel Penitenciaria de Córdoba, la UP1, en 1976. Desgarbado, poco más de 20 años, estaba ahí para alcanzarle abrigo a un compañero que los militares habían apresado durante un allanamiento en la casa de estudiantes donde vivían. Tuvieron suerte, Ricardo y su compañero. A muchos como ellos, no se los volvió a ver. Yo iba a la cárcel por mi hermana Gladys, incomunicada desde el golpe del 24 de marzo. Solo familiares. Era muy riesgoso para cualquier otra persona. Sin embargo, Ricardo estaba ahí. De puro amigo nomás.

Mónica Ambort. Mendiolaza, Córdoba, 9 de septiembre de 2020.

En la foto, Ricardo Blazicevic al centro, con sus hermanos Sergio y Alejandro (Foto gentileza familia Blazicevic De Blas.