Sign in / Join

Contribuciones a la Democracia local

Mauricio Yennerich*. 

La verdad tiene propiedades terapéuticas insustituibles. La participación civil durante la última dictadura, en Esperanza, no ha sido abordada. Tal parece que la impunidad, el miedo y la indiferencia, están dominando el territorio y la Democracia se reduce a mínimas expresiones: votar cada tanto, manifestar alguna indignación en las redes. Los Derechos Humanos son una materia esquiva, sino ignorada, por la opinión pública local. Luchar por ellos es evitar la tortura, la desaparición, la muerte y el exilio de nuestros hermanos y hermanas, dejando en claro cuándo, cómo y dónde los derechos fundamentales a la vida y a la identidad, fueron vulnerados.

Quizá sea hora de que Esperanza formalice, “profesionalice” y promueva el tema de los Derechos Humanos, con información pura, clara, ecuánime, objetiva, sobre hechos concretos que involucraron y/o afectaron a nuestra comunidad, en los años más oscuros de Argentina y –por carácter transitivo- lo siguen haciendo. Concretamente, vamos a dejar planteados algunos interrogantes en ese sentido. En nuestra ciudad ¿quiénes participaron (y bajo que modalidad) del gobierno castrense?, aquellos que lo hicieron ¿siguieron participando de instituciones públicas tras el advenimiento de la democracia, sean educativas, de seguridad, de gobierno, etcétera? y esta situación de continuidad ¿qué nos indica sobre la calidad institucional?

Sumariamente, podemos hacer un aporte en ese sentido, estamos en condiciones de afirmar que hubo varios casos de participación civil local con diferentes formas de colaboración con la Dictadura. David Pomar, por ejemplo, un sujeto históricamente vinculado a los medios de comunicación y a la política local, es una de esas personas. Su nombre aparece en la “nómina de personal civil de inteligencia -que prestó servicio como agente de reunión- en el Destacamento de Inteligencia 122 entre 1976 y diciembre de 1983”. La nómina del personal, es pública, se puede consultar en un Dossier que la revista Veintitrés publicó en el año 2010. ¿Qué hace un organismo de inteligencia?

Un Organismo de Inteligencia, básicamente, se dedica a extraer información delicada, clasificada, vital, relevante, contra la voluntad de quien ocasionalmente la brinda, por medio de un trabajo encubierto, con la finalidad de usar esa información, eventualmente, en su contra o en contra de terceros. La definición puede sonar rastrera, ya que está inspirada en el

uso que se le dio durante la dictadura, momento en el cual se puso todo el aparato de información estatal, al servicio de la represión contra connacionales. Pero en teoría, la idea de la inteligencia, es resguardar los intereses de la nación y detectar amenazas para prever riesgos.

*Profesor (FHuC/UNL); actualmente trabaja en su tesis de Maestría en Ciencias Sociales (FCJS-FHuC/UNL) Oscura transparencia: el caso de la privatización del Banco Provincial de Santa Fe; cursa estudios doctorales en la Universidad Nacional de La Plata.

Deja una respuesta