17.1 C
Esperanza
sábado, abril 13, 2024
InicioCulturaDescendientes de Santiago Denner y Emilis Vollenweider visitaron la casa de sus...

Descendientes de Santiago Denner y Emilis Vollenweider visitaron la casa de sus bisabuelos

Una grata visita recibió, días pasados, la histórica “Casa de la Colonia” ubicada en el centro de nuestra ciudad.

Se dieron cita en ésta, la casa de sus bisabuelos Santiago Denner y Emilia Vollenweider, descendientes provenientes de distintos puntos del país.

Muchos de ellos, visitaban por primera vez la casa de sus antepasados; otros, recordaban visitas cuando eran niños.

Desde la Asociación de Artistas Plásticos de Esperanza expresaron: “Muy hermosa y feliz visita. La comunidad de AAPE – Museo de Arte Héctor Borla, muy honrada con sus presencias. Gracias.

Emilia y Santiago construyeron esta casa, hoy sede de nuestro museo, y fue su vivienda familiar durante más de 2 generaciones” concluyeron.

Un poco de historia

Santiago Denner fue un inmigrante suizo nacido en 1843, que se instala en Argentina en 1860.

Para el año 1870 se radica en Esperanza y en 1884 bajo la sociedad Bosch y Cía., constituida por los Sres. Carlos Bosch y Santiago Denner, construyen el molino harinero. Éste se ubicaba en la esquina sudoeste de la concesión 35, junto a la casa de la familia Denner (actualmente calle Av Colonizadores y Rivadavia).

En el año 1888 el molino sufre un incendio, un evento común en este tipo de industrias debido a que los restos de cascara de trigo suspendidos en el aire eran altamente inflamables.

Las obras de reconstrucción se realizaron en el periodo de un año, y ya para 1889 el molino se encontraba reconstruido. Hasta ese momento era el primero en contar con su propia instalación de luz eléctrica.

Pese a haber superado el obstáculo del incendio, en 1890 el molino enfrenta la disolución de la sociedad que le había dado origen. Ese año Carlos Bosch se desvincula de la razón social establecida con Santiago Denner y conforma una nueva sociedad con otros integrantes, la cual dará inicio a la construcción del último y más moderno molino con el que contó Esperanza: el “Molino Angelita”.

Aún con la finalización de la sociedad Bosch y Cía., el molino siguió con sus tareas, esta vez a cargo del Sr. Denner, y desde entonces se lo denominó con el apellido de su dueño.

A partir de 1895, las actividades industriales fueron decayendo, y la producción de los molinos esperancinos ya no encontraba un lugar en el mercado mundial.

No obstante, el molino Denner permaneció en funcionamiento hasta 1930, año en el cuál no se pudo sostener la actividad de producción de harinas.

Para ese entonces sus instalaciones habían sido modificadas, y en la cuadra donde se localizaba se dio la apertura de calle Alberdi, la inauguración en 1910 de la Escuela San Martin, y edificación de más viviendas. (Esperanza en Blanco y Negro)