Sign in / Join

Detalles escalofriantes de un ataque brutal

Hasta dónde puede llegar la mente humana, como para que un padre organice y supuestamente le pague a tres personas para matar a su propio hijo, en el mismísimo vientre de su madre, en plena calle, en medio de la ciudad, a las 8 de la mañana de un sábado.

Esto es lo que la Fiscalía de Esperanza tiene semi probado, de tal manera que la Justicia ha decidido que el líder y cerebro del ataque permanezca detenido tras las rejas, hasta que se sustancie el juicio seguramente.

Es que el planteamiento de la Fiscalía es de una lógica de hierro: Si el supuesto victimario planificó semejante y demencial ataque contra su amante tam bién esperancina, nada dice que no lo vuelva a hacer. La Justicia rechazó la libertad del acusado e imputado pedida por su defensa del victimario, a pesar de las múltiples garantías que ha dado su familia, incluso con la garantía de su propia casa.

El plan criminal de Jonatan Ariel M. ejecutado a manos de dos hombres y una mujer, sicarios contratados se cree, falló porque los golpes y patadas que recibió la chica de 27 años, más las puñaladas fueron amortiguadas por la ropa de invierno que portaba. Incluso las puñaladas en el vientre, pero también, porque un vecino, muy decidida y valientemente, vio la escena cuando transitaba en su automóvil por calle Maipú, entre Castellanos y Avenida de Los Colonizadores, paró el rodado, bajó corriendo y enfrentó a los perversos delincuentes que huyeron a la carrera tras robarle el teléfono,  las zapatillas y unos pesos seguramente para simular un robo.

Se señala desde las fuentes judiciales que hay filmaciones que muestran como el cerebro del ataque trajo a los ejecutores del macabro plan a la ciudad en su propio automóvil, el que fue secuestrado.

Quién también se ve afectada por este caso tremendo que ocupa todas las tapas de los diarios, es la esposa de Jonatan M. quien vio cómo allanaban su casa en Pujato Norte, locaidad convecina de Esperanza al sur,  qien al igual que sus padres le allanaron la vivienda señalan las fuentes. También se allanó la casa de  los padres del detenido.

Hay numerosos elementos de prueba que el Fiscal Alejandro Benítez y la PDI secuestraron de manera muy rápida. Tambiénexisten testigos de los hechos.

Porque las patadas, golpes de puño y las puñaladas no hicieron el daño con la magnitud que la saña demuestra, es que la mamá y el bebé están bien, tras la tarea de los profesionales del Hospital SAMCo de nuestra ciudad.

El caso conmueve a la comunidad esperancina, en un año donde el luto y el dolor pesa demasiado.

Deja una respuesta