24.2 C
Esperanza
jueves, diciembre 1, 2022
InicioPoliticaDiputados: Solicitan la urgente actualización de los montos de la Tarjeta de...

Diputados: Solicitan la urgente actualización de los montos de la Tarjeta de Ciudadanía

En la sesión de este jueves, el diputado del Frente Renovador-PJ presentó un proyecto de comunicación para que el Ejecutivo otorgue un aumento al monto de esta ayuda social. Martínez ya había presentado un proyecto en este sentido en el comienzo de la pandemia en junio de 2020.
La Tarjeta de ciudadanía es una ayuda social que el gobierno otorga a más de doscientos mil beneficiarios. En sus comienzos había sido entregada luego de la inundación del año 2003 a las personas con problemas de salud como la celiaquía, personas con discapacidades, personas con hijos menores de edad, y de la tercera edad, en situación de vulnerabilidad y sin otros programas de ayuda mayores. Esa tarjeta continuó vigente de allí en más, para quienes no tuvieran otro tipo de asistencia por parte del Estado, pero su monto quedó totalmente desfasado desde hace algunos años. En junio de 2020, cuando la pandemia comenzó a azotar a los argentinos, el monto era de 300 pesos mensuales, que ya en ese momento no alcanzaba para comprar ni siquiera un kilo de carne. Fue en ese momento que el diputado Oscar “Cachi” Martínez pidió un aumento de la misma que la equiparara a la Tarjeta Alimentar que el gobierno nacional puso en vigencia para ayudar a los sectores más relegados en medio de la pandemia. Luego de un tiempo, el gobierno provincial acrecentó ese monto, que hoy es de mil pesos mensuales.
En la última sesión, el diputado Oscar “Cachi”Martínez, volvió a insistir con la necesidad de incrementar los montos de la Tarjeta de Ciudadanía. En diálogo con la prensa Martínez expresó que “ el Programa Tarjeta de Ciudadanía es una herramienta pensada para brindar asistencia de forma directa a sectores socialmente vulnerabes de la población evitando la intermediación. Los recursos que los beneficiarios reciben se circunscriben a un destino alimentario u otros productos básicos de subsistencia. La ayuda en forma directa no solo beneficia a los sectores vulnerables contemplados sino también a los pequeños comercios de barrios populares, ya que este sistema permite a los beneficiarios  la elección de los productos y de los lugares donde se los adquieren.  Se trata de una política social necesaria en una Provincia donde hay sectores en los que la pobreza ha alcanzado un nivel estructural y demanda asistencia económica directa junto a otras medidas que puedan permitir hacer frente a esa situación. Hoy tenemos casi un 38 por ciento de personas bajo la línea de pobreza y prácticamente un 7 por ciento en situación de indigencia.”
“Sin embargo -agregó-, el Programa no cumple su función cuando los montos que otorga a sus beneficiarios no se adecúan a los precios de las cosas, y tal es el caso de la Tarjeta de Ciudadanía que hoy otorga apenas $1.000, lo que equivale a un kilo de yerba. Claramente, nadie puede pensar que con $1.000 se está otorgando ciudadanía a ninguna persona, es decir, la condición de habitar y vivir en la provincia en un cierto grado de equidad que le permita buscar los medios para afrontar su situación”.

Por último Martínez destacó que “la urgencia de esta actualización no es un problema de ahora, ni algo que vislumbramos en este momento. Desde nuestra banca hemos presentado dos veces el Proyecto de Ley para la creación del Programa Provincial Tarjeta de Ciudadanía, que implicaba equiparar su monto al Programa Nacional Tarjeta Alimentar, complementar ambos Programas y, además, crear esta medida por Ley, de manera tal que tanto su existencia como sus actualizaciones no dependiesen de la decisión política del gobierno de turno. También es importante advertir que el programa Tarjeta de Ciudadanía no es compatible con el bono especial de 45.000 pesos que otorga el gobierno nacional. Por tanto es imperiosa una actualización sustancial que pueda cubrir la enorme brecha entre ambos Programas y que hoy relega a un sector de la población a ser beneficiarios de un programa social que no cumple su rol asistencial a causa de los montos establecidos”.