7.5 C
Esperanza
jueves, agosto 11, 2022
InicioActualidadDos polémicas en el Facebook esperancino

Dos polémicas en el Facebook esperancino

Este fin de semana dos polémicas alimentaron el facebook esperancino con centenares de participaciones que superaron los mil vecinos. El fin de semana largo, las tormentas y lluvias alimentaron el tiempo del ocio, como para despuntar el vicio de afirmaciones que siempre levantan poca o mucha polvareda.

La primera tiene que ver con una vecina que colgó en su Face y lo hizo público, un video en donde su hijo de 12 años está al volante, mientras maneja por las calles de la ciudad.
Se trata de una mujer y un hijo de apellidos muy conocidos y eso despertó el enojo de los demás vecinos, los cuales se mostraron contrarios a los hechos provocados por la mujer y su hijo, a quien la mamá considera “muy inteligente” porque manejaba, quebrando las reglas del tránsito y de la seguridad vial y poniendo en riesgo a los dos habitantes del vehículo y al resto de la población.

 

Locro
Otra polémica, casi graciosa, lo causó una denuncia de un vecino que estaba indignado.
Este habitante de la ciudad, masculino,  denunció que había esperancinos que compraban locro, ofrecido por otros vecinos, y que en vez de comerlo en familia por el Día del Trabajador, lo revendían a un precio mayor. Un hecho que le pareció cuasi delictivo e inmoral.

Al parecer, la indignada publicación de este vecino no tuvo eco en los demás esperancinos, que ni lerdos ni perezosos se largaron a decir sus pareceres.

Cientos, le explicaron que, quienes compraron, pagaron por una unidad de locro y que podían hacer con él lo que quisieran, pues no estaban cometiendo delito alguno y que se ganaban “la moneda” de una manera honrada”. Incluso un mensaje espetaba: “¿ Qué querés, que salgan a robar?”.

Afirmaron los opinantes también, que con el criterio del denunciante, no podría existir el comercio en barrio alguno de Esperanza, como las despensas por ejemplo, que compran y revenden.

Aunque hubo una denuncia de uno de los compradores de la reventa del plato tradicional argentino que da para la indignación, pues dijo molesto que al locro de él, “le comieron los chorizitos”. Fea la actitud.