16.5 C
Esperanza
jueves, julio 7, 2022
InicioActualidadEl Hogar “Aldo Bustos” cumple 50 años

El Hogar “Aldo Bustos” cumple 50 años

UN POCO DE HISTORIA

Inspirado en una preocupación y aspiración del León Dr. Aldo Marcelo Bustos, por entonces ya fallecido, quien siendo director del Hospital Vecinal (hoy SAMCO), insistía en la necesidad de contar en Esperanza con un hogar para ancianos, el Club de Leones de Esperanza tomó la decisión en el año 1968 de realizar esta importante obra. Contribuyó favorablemente a la toma de esta decisión el hecho de poder contar, mediante la firma de un convenio, con el terreno que había sido donado para tal fin al Arzobispado de Santa Fe, por Pedro Tóffoli.

A fines de abril de 1969 se colocó la piedra fundamental y la obra comenzó de inmediato sobre la base de los planos confeccionados por el TCN. Rafael Pilatti. El apoyo de la comunidad de Esperanza fue sumamente generoso.

Para muestra mencionaremos dos hechos significativos:  1) la suscripción por parte de muchísimos esperancinos de un aporte de $ 24.000.- de aquella época, pagaderos en 24 cuotas de $ 1.000.- (sin premios), que fue cobrado prácticamente en su totalidad, en un tiempo de baja inflación. Con ese aporte se logró levantar toda la infraestructura hasta el techo. 2) Llegada la hora de amueblar el hogar y por iniciativa de alguno de los fabricantes de muebles de Esperanza que convocaron la colaboración de sus pares, se obtuvo la donación de la totalidad de los muebles (camas, mesas, sillas, etc.) necesarios para la habilitación del Hogar.

Por supuesto que además hubo muchas y variadas donaciones y colaboraciones en materiales, mano de obra, honorarios profesionales, etc. y se gestionó y obtuvo el aporte de organismos nacionales, provinciales y de la Municipalidad de nuestra ciudad.

Para alegría y, por qué no, asombro de la gente de Esperanza y su zona de influencia, el Hogar estuvo en condiciones de ser inaugurado en el término de tres años. La inauguración tuvo lugar el día 29 de abril de 1972, siendo presidente del Club de Leones Edgardo Gonella, y comenzó a funcionar en mayo de ese mismo año. En su conformación original, el Hogar contaba con la infraestructura de servicios (comedor, cocina, etc.) necesaria para albergar a 60 personas, pero habitaciones para alojar solamente a treinta.

En el acto de inauguración participaron representantes del gobierno provincial y municipal, el gobernador y otras autoridades del Distrito del Club de Leones, invitados especiales y el Arzobispo de Santa Fe Mons. Vicente Zazpe quien tuvo a su cargo la bendición del Hogar.

Si bien el Club de Leones fue el gestor y realizador de la obra, creó, a los efectos de su administración posterior, una asociación civil sin fines de lucro que se denominó Asociación Civil Hogar de Ancianos León Dr. Aldo M. Bustos, actual propietaria del establecimiento. Mons. Zazpe firmó a la vez la transferencia definitiva de la propiedad del terreno a la Asociación Civil, cumpliendo de esa manera con el cargo dispuesto por el donante Sr. Tóffoli.

El Club de Leones invitó a presidir el primer Consejo de Administración a la Srta. Raquel Alonso Vionnet, siempre recordada en nuestra ciudad por su incansable trabajo en obras de caridad y de bien público. Ella fue la encargada de la formación del primer Consejo, que estuvo integrado de la siguiente manera: Presidente: Raquel Alonso Vionnet; Vice-presidente: Palmira Inginioli de Bolzico; Secretario: Emilia Denner de Schneider; Pro-secretario: Ester Place de Rosselli; Tesorero: Raúl Blanchoud; Pro-tesorero: Nidia Guala de Bertero; Vocal 1ro.: Mary Morandi; Vocal 2do.: Beatriz Reutemann de Bustos; Vocal 3ro.: Pedro Oprandi; Vocal 4to.: Manuel Aufranc; Síndico titular: María Elena Grenon de Bianchi; Síndico suplente: Adelmo Romano.

El primer Consejo, designó como Directora del Hogar a la Sra.Yolanda Canessini de Heisser, quien cumplió una destacada labor durante muchos años y, tras su jubilación, continuó integrando el Consejo de Administración hasta su fallecimiento.

El mismo año de la inauguración, el Consejo de Administración inició los trámites para la ampliación del Hogar, elaborando un proyecto y encargando la confección de los planos.  Con la colaboración del Club de Leones y de otras instituciones que motivaron a la comunidad, la Asociación Civil logró ampliar el Hogar, construyendo nuevas salas y habitaciones que permitieron elevar el número de internos a alrededor de sesenta. La inauguración de los nuevos sectores se realizó el día 7 de septiembre de 1979.

Consideramos importante también, mencionar y recordar a quienes han presidido el Consejo de Administración a lo largo de estos 50 años: Raquel Alonso Vionnet (1972-1989); José I. Imsteyf (1989-1995); Palmira I. de Bolzico (1995-1996); Ignacio Morandín (1996-2005); Ethel Lorenz de Trionfini (2005-2019). Desde 2019 hasta el día de hoy nuevamente conduce los destinos de la Asociación el Sr. Ignacio Morandín.

La finalidad del Hogar ha sido siempre la de albergar a personas de la tercera edad autoválidas, brindándoles todas la comodidades y la atención adecuada para que se sientan como en su casa, contando con habitaciones y baños cómodos, amplios espacios interiores y exteriores, alimentación variada y apropiada para la edad, entretenimientos, etc. Cabe destacar también que el Hogar a contado desde su creación con un plantel de personal eficiente y consubstanciado con su finalidad, que ha merecido siempre el reconocimiento de los directivos y de los abuelos residentes.

DONACIONES Y LEGADOS:  El Hogar se ha sostenido y se sostiene con el aporte mensual de las personas alojadas en el mismo, con un aporte de la Dirección Provincial de la Tercera Edad (a condición de poder alojar algunas personas que ellos deriven) y con algunos beneficios periódicos. Además siempre se ha contado con el generoso aporte de personas, empresas e instituciones que prefieren permanecer en el anonimato. Hemos tenido también casos de personas alojadas y atendidas en el Hogar que han decidido donar sus casas a la Asociación Civil que en algunos casos fueron vendidas y en otros, alquiladas en beneficio del sostenimiento del establecimiento. Merecen destacarse, por su importancia dos legados testamentarios de los que hemos sido beneficiarios en los últimos tiempos: el de la Srta. Lilia Stegmayer (compartido con AANE) y el de la Sra. María Elena Tabernig de Arzuaga, dama esperancina residente en Buenos Aires, quien sobrevivió a todos los herederos designados por ella y en consecuencia su herencia pasó al Hogar de Ancianos, último destinatario en su disposición testamentaria.

Estos dos importantes legados han permitido realizar nuevas construcciones, remodelar espacios, incorporar elementos indispensables para el buen funcionamiento del Hogar, el mantenimiento y las refacciones necesarias para un establecimiento con tantos años de uso, como así también abonar siempre al día los sueldos del personal y sus cargas sociales y abonar en término a los proveedores, cubriendo en muchos casos los déficit operativos que se producen por las cambiantes situaciones de la economía de nuestro país, evitando a la vez,  tener que trasladar todos los costos a las cuotas que abonan los abuelos y sus familiares.

Este aniversario es un momento más que oportuno para agradecer a todos los benefactores del Hogar, que han permitido con su pequeño o gran aporte, que lleguemos a esta celebración, pudiendo ofrecer a quienes deseen o necesiten alojarse en él, un servicio de calidad y una estadía confortable.

UN “REGALO” INESPERADO:

Transcurridos más de treinta años desde su inauguración y a pesar de los esfuerzos permanentes por mantener el Hogar en las mejores condiciones, el Consejo de Administración estaba convencido que se hacía necesario un trabajo de mantenimiento integral que abarcara toda la estructura edilicia, e incluyera sustitución de equipos en las áreas de servicio y las adaptaciones del local a las nuevas disposiciones relativas a este tipo de establecimientos. Pero no se contaba con los fondos suficientes para encarar proyectos de importancia.

Fue entonces cuando, gracias a la generosidad de la Srta. Lilia Stegmayer y a poco tiempo de su fallecimiento, se recibió la noticia del legado testamentario de sus bienes a favor de A.A.N.E. y de nuestro Hogar de Ancianos. Terminados todos los trámites legales pertinentes y realizada la venta de los bienes, la institución pudo disponer del dinero necesario para realizar un importante proyecto de ampliación, refacciones y pintura de todo el edificio que, como solemos comentar en nuestras reuniones, aseguran al Hogar de Ancianos, en su aspecto edilicio, otros treinta y tantos años como los que lleva vividos.

Los trabajos realizados incluyeron la construcción de dos nuevas habitaciones con su respectivo sector sanitario, la remodelación y ampliación del salón de usos múltiples, la reparación de revoques en todas las habitaciones, baños y pasillos, solucionando problemas de humedad mediante la colocación de revestimientos adecuados, la sustitución de inodoros en todos los baños por otros con altura especial para favorecer el uso por parte de los abuelos, el cambio de sentido en la apertura de las puertas de todos los baños, el cambio de techo de chapa en un ala completa del establecimiento y la reparación e impermeabilización de los techos restantes, la pintura integral del edificio (habitaciones, baños, pasillos, salas, administración y gran parte de las paredes exteriores, cambio de piso del quincho,  remodelación de cocina y lavadero, colocación de la reja exterior en el frente y varias obras menores.

Como se puede apreciar, esta generosa decisión de nuestra benefactora Lilia Stegmayer nos ha permitido poner a nuevo el Hogar, para que pueda seguir cumpliendo con la finalidad establecida por quienes lo pensaron, lo hicieron y lo administraron con un cariño y dedicación dignos de todo elogio.

Precisamente, para que la importante donación recibida no quede solo en las actas y libros de la institución, sino que sea recordada y valorada por los contemporáneos y por las generaciones que vendrán, el consejo de administración ha resuelto que, con motivo de cumplir el Hogar, el próximo 29 de abril, sus 38 años de vida, se imponga el nombre de Lilia Teresita Stegmayer al nuevo salón de usos múltiples y se descubra en el mismo una placa recordatoria de su invalorable legado testamentario.