18.7 C
Esperanza
jueves, agosto 6, 2020
Inicio Actualidad El peruano en la cárcel por vender frutas, verduras y "otras yerbas"

El peruano en la cárcel por vender frutas, verduras y “otras yerbas”

El mismo declaró a Barbadillo Marín, el cual cumple prisión preventiva en la cárcel de Coronda, autor penalmente responsable del delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” e impuso una pena de cuatro años de prisión efectiva.

Por el mismo delito, la sentencia alcanzó además al hijastro del “Peruano”, también ligado a la causa e identificado como Brian Daniel Retamoso (21) el cual fue condenado a la pena de dos años de prisión.

El caso remonta a septiembre del 2018 cuando los investigadores de la Brigada Antidrogas recibieron una denuncia, a través del 911, que sostuvo que en una verdulería de la ciudad de Esperanza un hombre, conocido como “El Peruano”, vendía drogas y que se movilizaba a bordo de un Volkswagen Gol color bordó, con vidrios polarizados.

La información fue aportada a la Fiscalía Federal N°1 por lo que se inició formalmente la investigación que con el correr de los meses detectó que en la verdulería señalada por la denuncia no solo frutas y verduras se vendían sino otras “yerbas”.

El 8 de junio del 2019, los investigadores llevaron a cabo dos allanamientos que terminaron con el “Peruano” y su hijastro detenidos. De la verdulería -Belgrano al 700- donde oficiaba el principal investigado, los uniformados secuestraron 16,7 gramos de cocaína, fraccionada en 42 envoltorios de nylon.

El otro allanamiento tuvo lugar en Janssen al 1100 y derivó en el hallazgo de 30 gramos de cocaína distribuida 62 envoltorios de nylon, otra balanza digital, teléfonos celulares y una suma de dinero.

Ambos fueron llevados posteriormente a indagatoria ante el juez federal Reinaldo Rodríguez y posteriormente fueron procesados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y además se les trabó un embargo a sus bienes.

La causa fue elevada a juicio oral y terminó el viernes de la semana pasada con la sentencia condenatoria.

Fuente: Aire de Santa Fe