9.8 C
Esperanza
sábado, julio 4, 2020
Inicio Deportes "En la primavera empezaremos a pensar en los deportes de conjunto"

“En la primavera empezaremos a pensar en los deportes de conjunto”

Carolina Subirá, infectóloga del consejo técnico operativo del Covid-19 del Ministerio de Salud de la provincia y los infectólogos Eduardo López y Pedro Cahn, del comité que asesora al gobierno nacional aseguran que los deportes de conjunto y de contacto no vuelven a entrenar hasta después de la primavera, final de setiembre o principios de octubre. Habrá un cambio de ciencia ficción para jugar o para el público.

La infectológica de la asociación de clínicas, sanatorios y hospitales privados dialogó con Ovación, el diario deportivo de Rosario y dijo: “Ahora no es el momento ni están dadas las condiciones climáticas y sanitarias ni para comenzar a entrenar. Por lo tanto no se puede pensar en la vuelta a deportes como el fútbol.

Los argentinos carecemos de autodisciplina. Estamos en plena época invernal, y empezar con los entrenamientos  implicaría exponer a las personas a temperaturas bajas y eso aumentaría el riesgo de infecciones respiratorias. En Buenos Aires y Capital hay una transmisión del virus que está fuera de control y por lo tanto estamos muy lejos de tomar una medida que implique la apertura de clubes, gimnasios o cualquier actividad deportiva que sea de contacto físico. En Santa Fe también.  Cuando arranque la primavera podremos empezar a pensar en la práctica del fútbol y de los deportes al aire libre.

Porque para empezar a avanzar en la práctica del fútbol deberíamos estar en la fase 5 y en Santa Fe recién estamos en la fase 4 y en Buenos Aires en la 3. También hay que tener en cuenta que los equipos tienen que moverse en la provincia y de una provincia a otra que tiene otra realidad epidemiológica. Podés llevar o traer enfermedades virales y coronavirus.

Y cuando venga el fútbol o de los deportes por equipos, no habrá hinchas en los estadios. Como pasa en Alemania ocurrirá en todos los lugares en los que se juegue. Los partidos serán televisados y a puertas cerradas. Aquél que ingrese a un estadio deberá presentar una declaración jurada sobre su estado de salud, se instalarán pantallas térmicas para la toma de temperatura como se hace en los aeropuertos, habrá cacheos al ingresar al estadio para corroborar si esa persona está en condiciones para compartir un lugar con otras. No se permitirá la venta de gastronomía en los estadios y obviamente que todos deberán usar tapabocas e higiene de manos.

Si hablamos de jugadores, cuerpos técnicos, médicos y los integrantes de una delegación la frecuencia de los testeos debería ser semanal. Sobre todo por si aparece cada siete días algún caso de un jugador asintomático o que esté en período de incubación.  También considero conveniente practicarles a los jugadores un dosaje de anticuerpos para saber si ya tuvieron contacto con el virus o si todavía tienen presente el ARN viral en las infecciones respiratorias. Estas pruebas también deberían realizarse a 48 horas de disputar un partido.

En este momento no es conveniente ninguna manifestación de afecto como abrazarse para festejar un gol, menos besar la pelota o compartir la botellita de agua entre los jugadores. Tampoco se podrá hacer esa pirámide humana en la que todos festejaban apiñados o saltando sobre los hombros de un compañero. Todo eso está totalmente prohibido. No se puede festejar con otro y si alguien lo hace deberá ser penalizado. El club inexorablemente deberá tomar todas las medidas sanitarias y de prevención que están en el protocolo y encargarse de lavar la indumentaria deportiva que utilizan los jugadores ya sea en los entrenamientos o en los partidos.

La utilización de tapabocas debe ser obligatoria. Lo que sí debe tener cada integrante del banco es higiene de manos con agua y jabón o alcohol en gel y el distanciamiento de dos metros que debe haber entre suplente y suplente y entre los integrantes del cuerpo técnico.

¿Es necesario desinfectar el césped en el que se juegan los partidos?

Si hablamos de césped natural, no debería sufrir ninguna clase de desinfección porque los espacios no cubiertos están expuestos a los rayos ultravioletas del sol y con eso, más la desecación (evita la proliferación bacteriana), ya sería suficiente. La tierra ya tiene propiedades antibacterianas, de lo contrario no se permitiría la vida. No es necesaria una desinfección del césped antes de jugar a menos que sea sintético.

Todavía no hay una normativa certera de cómo debe comportarse un jugador o jugadora una vez que finaliza de jugar un partido, porque aún ni nos pusimos a pensar en eso, ya que no veo factible que se vuelva a jugar en los próximos meses”.

La Vacuna

“Desde los años ochenta que se busca la vacuna para el dengue, el HIV y todos los años la seguimos esperando y no llega. En este momento están puestas todas las fichas en la vacuna y la verdad es que no hay ninguna certeza. Todo es una expresión de deseos. Ni siquiera sabemos si será efectiva, qué tipo de inmunidad nos dejará, si será duradera o corta, si la cepa irá mutando todos los años y por lo tanto tendremos que buscar una nueva vacuna todos los años.

Además, esa vacuna primero deberá ser testeada o probada en monos, después en humanos y luego pasar por cuatro fases obligatorias de investigación, comercializada y aplicada en no menos del 70% de la población total para decir ahora sí podemos trabajar normalmente otra vez.

Por eso te digo que hoy la solución para nosotros no es la vacuna, sino adaptarnos a estas nuevas normas de la vida cotidiana. Y la normalidad implica ceder muchas libertades que antes teníamos.

Además, nuestro presidente ya lo dijo públicamente: no es momento para relajarnos. Tenemos la experiencia de lo que pasa en países como China o en algunos de Europa que se relajaron porque creyeron que esto ya había pasado y están sufriendo un rebrote de la enfermedad. Tuvieron que cerrar ciudades enteras y volver para atrás en las fases de la cuarentena”.