Sign in / Join

Entramos en una fase decisiva para todos: Ahora más que nunca

 La Organización Mundial de la Salud decretó, por primera vez, en 1999 las fases de una pandemia. Éstas se aplican en todo el mundo y dan un marco global para que los países se preparen y planeen la respuesta a enfermedades como el Coronavirus. Estamos en  guerra. No vendrán aviones con bombas. Vos sos la bomba. Desactivate. Quedate en tu casa.

La OMS usa seis fases que se pueden dividir en dos partes. De la primera a la tercera son para prepararse frente a una pandemia y planear las respuestas. Mientras que de la cuarta a la sexta se dan, como tal, las respuestas y esfuerzos de mitigación. En esa fase decisiva estamos en Esperanza, Las Colonias y la Argentina.

Con base en una de pandemia de Influenza H1N1 en 2009, la OMS propuso estas 6 fases.

Fase 1: Se notifica que un virus que generalmente circula entre los animales puede causar infecciones humanas. Así ocurrió con la Influenza, la cual, por lo regular, circula entre las aves, y con el COVID-19.

Fase 2: El virus causa una infección humana. A partir de ese momento, se considera una posible amenaza de pandemia.

Fase 3: En este punto, el virus animal o animal-humano reasociado causa casos esporádicos o “pequeños conglomerados de enfermedad en personas”. Sin embargo, aún no hay transmisión de persona a persona, o al menos no suficientes para que haya brotes comunitarios.

Fase 4: Se comprueba, como ocurrió con el COVID-19, que el virus se transmite de persona a persona. Comienzan los brotes comunitarios.

Fase 5: El virus se propaga de persona a persona al menos en dos países de la región de la OMS. En este punto, la pandemia es inminente, por lo que se deben organizar para su ejecución las estrategias de mitigación.

Fase 6 o Fase Pandémica. Ya hay brotes comunitarios en otros países. Durante esta fase, como ocurrió con el COVID-19 y la influenza H1N1, se declara la pandemia.

La OMS, sin embargo, también toma en cuenta un periodo donde, aunque la ola de propagación de actividad baja, podría repuntar. Es hasta el periodo post-pandémico donde el virus y su actividad vuelve a un nivel habitual; tal como el caso de la Influenza, que se convirtió en estacional. Aquí se debe mantener una estricta vigilancia.

El sistema sanitario de la Argentina se prepara para el pico de casos de Coronavirus. El cálculo, publicado por el diario La Nación, parte del ritmo de diseminación del covid-19 en Italia para estimar que el número récord en el país será la primera semana de abril.

En diálogo con ese medio, Jorge Coronel, el presidente de la Confederación Médica Argentina indica: “La idea sigue siendo que no tengamos un contagio vertiginoso. Podríamos llegar al máximo de casos dentro de 20 o 25 días. Eso, con un buen escenario. Procuramos que el aislamiento funcione y que no se dé un crecimiento tan rápido, que tengamos una meseta y sea más lento, para que respondan adecuadamente las instituciones de salud “.

Las previsiones se hacen teniendo en cuenta la fecha de ingreso del virus al país, los períodos de incubación y contaminación y la transmisión. Se trata de una fecha estimativa.

“Si se repite lo que pasa en otros países, debería ser la primera semana de abril y si algo de efecto tiene lo que estamos haciendo, quizá la segunda”, vaticina el presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Omar Sued.

Los profesionales sanitarios concluyen en que la rigurosidad de la prevención y el distanciamiento entre humanos en la fase de contención, que es en la que se encuentra el país, es fundamental para hacer la diferencia en la curva de progresión de casos y reducir el impacto de un pico desmedido de contagios.

Pero una pandemia es esencialmente dinámica y por eso tiene un desarrollo difícil de anticipar. Lo que sí puede determinar es estar un paso por delante, es que la sociedad respete o no el aislamiento. Los países que no pudieron hacer la contención de la curva, tuvieron la subida más rápida tres semanas después del primer caso, que en la Argentina fue el 3 de marzo.

Sin embargo, según explica Tomás Orduna, jefe del servicio de medicina la viajero del hospital Muñiz de Buenos Aires a La Nación, “España lleva dos semanas y media muy intensas y, según los hospitales más importantes, todavía les quedan unas tres semanas más para llegar al pico antes de conseguir un descenso”.

El gobierno cree que el pico se dará a final de abril. Y estaría planificando extender las medidas.