Sign in / Join

Informe Especial: Esperanza convertida en un gran centro de compra regional escolar

Esperanza es un gran centro de compra regional escolar. Los números lo dicen. Cada vez, cada año, viene más público a comprar a los comercios esperancinos.

Referencia de precios, oportunidades, lugares dispuestos y formas de vender que benefician a los clientes y también a las empresas que se preocupan por sus empleados y la educación de sus hijos son parte de esa realidad. Esperanza está preparada, mejor en cada año, para la compra de todo lo que necesita una alumna o un estudiante.
Sólo para tomar referencias de precios y ofertas de este año, y brindarlo a la gente, El Colono del Oeste mandó cronistas a tres comercios de la ciudad, de los numerosos, tradicionales, muy reconocidos e importantes que tiene Esperanza.

Calzados
Estuvimos en Gamatti, en la esquina de Sarmiento y Pueyrredón donde nos contaron que “los precios están estables, es más, ciertos productos han bajado de precio y otros están en oferta” nos dicen.
“Por ejemplo, tenemos una promoción donde comprando un producto, por valor de más de 500 pesos, más 100 pesos, el cliente puede elegir una mochila escolar gratis”.
Consultamos desde qué precio puede una mamá o papá comprar una buena zapatilla escolar y nos dicen “desde 375 pesos en adelante”, aunque hay que aclarar asimismo que este año 2018 tendrá un verano prolongado, y es por ello que “muchos alumnos prefieren las zapatillas de lona”, que incluso son de menor precio al citado.
Por supuesto que en los demás negocios de la ciudad, las posibilidades también son variadas en materia de calzado, dado que la ciudad cuenta con una importante oferta de comercios que hay que recorrer y comparar.

Ropa
En “Gangas” nos atienden sus empleadas con mucha cortesía, y una sonrisa, como siempre.
Nos dicen que en materia de guardapolvos, los de nena son siempre más caros que los de varón, que resultan siempre más económicos. La razón son las terminaciones, los detalles y los botones.
Los guardapolvos de niños en jardines de infantes incluso ya vienen con sus bolsitas, una solución más que interesante para los papás.
Los guardapolvos de las nenas y señoritas van desde 375 pesos hasta los 780, y en estos, como dijimos, es importante el talle para determinar el costo.
Los varones son más económicos y se pueden encontrar guardapolvos muy lindos desde los 260 pesos hasta los 630 pesos.
Las remeras para los colegios o para gimnasia, por ejemplo desde talles 4 hasta 16 se ubican en los 70 pesos y el short pollera de talle 4 hasta 14 en los 75 pesos. Bien accesible.
Los buzos, que son con telas de verano cuestan 199 pesos.
Las medias pueden conseguirse a 22 pesos las blancas y azules e incluso, por talles, son más baratas en el negocio de calle Sarmiento y Pueyrredón.

Esperanza tienen una excelente gama de comercios donde los clientes de la ciudad y de fuera de ella, pueden no sólo comprar, sino disfrutar comprar la ropa escolar.

Ütiles escolares
Nos cuenta Sofía Hilgert, en “Aqueney”, por Sarmiento y cerquita de Pueyrredón,  donde nos recibe con su sonrisa y amabilidad siempre presente, que la buena noticia es que los artículos de útiles escolares “son nacionales y aumentaron más o menos un cinco por ciento promedio respecto del año pasado”. Nada.
Es más, si se considera la inflación, es mucho menos el costo en útiles escolares que el año pasado.
Lo que cambia, eso si, los modelos que son importados y de marca de renombre internacional.
“Las mochilas van desde 150 pesos hasta los 1.300 pesos, que son los modelos importados con carrito y licencia”. Estos suelen ser los regalos de los abuelos en la Navidad o el año nuevo, típica costumbre esperancina. Un gesto simbólico que muestra el amor que tienen los esperancinos a la educación.
Los cuadernos de 48 hojas, de tapa forrada, los más caros valen 40 pesos. Pero hay más baratos, que son los que las maestras suelen pedir -en una combinación de pocos caros y muchos más baratos- para darles una mano a las economías familiares. Sobre todo en las escuelas periféricas
Los lápices de colores más caros, de 12, largos, de calidad, salen 70 pesos y las cartucheras van desde los 100 a los 250 pesos.
Muchos de los costos, nos explican, dependen de lo que se pida en las escuelas. Por ejemplo, un niño de jardín necesita unos 600 pesos para tener todo. Más o menos.
Hay escuelas que piden todo el material y hay otras que piden cuestiones básicas y dinero. Juntan todo el dinero que hace a útiles comunes a todos los grados o estudiantes y compran a precios mayoristas. Un trabajo valorable por parte de directivos y docentes de las escuelas esperancinas , que le dan así un gran alivio a la canasta escolar de cada familia.
Y el valor es realmente significativo para los papás. “Nosotros tenemos un modelo de negocio, preferimos la cantidad a la ganancia mayor por unidad. Ganar menos por unidad pero vender más. Esa es nuestra filosofía” nos cuenta Sofía.
También nos muestra un hecho que suele no conocerse. Los gestos de los empresarios esperancinos. Hay empresas que les dan bonos escolares a los trabajadores. Son grandes empresas esperacinas que de esta manera cooperan en este mes difícil que es febrero porque es cuello de botella. La gente viene de gastar en las vacaciones y se encuentra con los gastos del reinicio de los hijos en clubes, instituciones, maestras particulares y escuelas. Los bonos escolares son masivos y permiten así que las ventas sean casi a precio mayorista. Es decir,  cuestan la mitad. Los trabajadores, agradecidos.

Mucho más
Hay casas en materia de útiles escolares como “Aqueney” y “Casa Bode”- frente a la Plaza San Martín- por ejemplo, que son muy tradicionales y tienen ventas masivas, que reciben incluso a clientes de otras ciudades y hasta regiones cercanas.
Esperanza, en febrero se ha convertido especialmente en los últimos años en un gran centro de compras de la zona en materia de útiles, ropa y calzado escolar. Y las ventas van a ser una locura cuando se termine el carnaval.

El miércoles de la semana que viene será el día en que para casi todos los esperancinos y la gente de la zona se termina el verano, y comienza verdaderamente “y a todo trapo” el 2018 con todo su ritmo. Y la escuela es lo primero.

Deja una respuesta