Sign in / Join

Esperanza también recibe a los venezolanos

Horacio García, Director Nacional de Migraciones, acaba en estos instantes de brindar una información actualizada de la migración de hermanos venezolanos “corridos” por la espantosa situación económica, social y política que acaece en Venezuela.

Esperanza ha sido receptor también de ciudadanos de Venezuela que hoy residen en la ciudad y que han venido a trabajar, incluso trayendo a sus familiares. Muchos de ellos tienen hermanos y familiares viviendo en otros países y envían dinero a sus familias para poder hacerse cargo de la comida y los medicamentos. Son muchos los venezolanos que mueren por falta de asistencia médica e incluso con dinero no se alimentan simplemente porque no hay nada que comprar.

La totalidad de los venezolanos que han llegado a Esperanza y región son todos de clase media y profesionales. Arquitectos, biólogos, contadores, licenciados en comunicación, entre otras profesiones. Son los que todavía pueden abandonar su país por capacidad económica y cultural.

Un país donde los padres abandonan a sus hijos en las calles, para que el Estado los recoja y les dé de comer, cosa que ellos no pueden hacer. Es un increíble “abandono por amor”.

Migraciones, organismo dependiente del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda, informó sobre el ingreso de más de 9.800 ciudadanos de Venezuela a la Argentina sólo en el primer mes del año, a la vez que destacó que entre 2016 y 2017 se entregaron 44.000 radicaciones a nacionales de ese país, signado actualmente por una importante diáspora en razón del panorama socioeconómico que transita.

En cuanto a los requisitos para tramitar la residencia, el funcionario explicó en una entrevista a TN que “independientemente de la situación actual de Venezuela, seguimos tratando al pueblo venezolano con el mismo estándar que al resto de los originarios de países del Mercosur”. Detalló que se les pide documento de identidad, haber ingresado por un paso habilitado, presentar un certificado de carencia de antecedentes penales de su país y de la Argentina, y una constancia de domicilio.

En tal sentido, García comentó que había demoras con las certificaciones de antecedentes que debe entregar el Estado venezolano a la gente que llega; pero que el Ministerio del Interior estaba procurando una solución para esta problemática.

Consultado por el perfil medio de los inmigrantes radicados, explicó: “Principalmente viene gente joven, personas con títulos universitarios”. Puso de relieve que al inicio de la gestión, el ministro Rogelio Frigerio les había pedido ser abierto con “la gente que quiera venir a trabajar y no a delinquir”.

El aumento del flujo es más elocuente si se toman en cuenta los 6 últimos años: en 2012 se otorgaron 1.900 residencias, mientras que en 2017 se superaron las 31.000, es decir un alza del 1.600%. Y comparando 2016 (12.859 radicaciones de venezolanos) versus 2017 (31.167), creció un 142%.

En cuanto al ránking de nacionalidades de 2017 por cantidad de radicaciones, el tercer lugar le cupo a los venezolanos, al ubicarse por detrás de paraguayos y bolivianos; y seguidos por peruanos y colombianos.
 

Daniel Frank

Deja una respuesta