Sign in / Join

Eva Erni Borla

Eva Erni Borla ayer habría cumplido sus 99 años. Esa gran artista y ser humano queda para siempre en el recuerdo.

Obras y esculturas

En base al fundamento histórico del nombre de la Avenida de Los Colonizadores, se encuentran las obras escultóricas de la artista plástica esperancina: La Niña de los Frutos, El Aljibe, El Letargo del Trigo, La Fuerza de la Siembra, Pie, El Ruego del Labrador, Mujer Amasando, Gaucho, El Rezo del Labriego.

En la ex Estación de Ferrocarril (Dr. Gálvez y Sarmiento), se erige el “Monumento a la Gesta Gringa”, inaugurado en 1987, por  el 131º Aniversario de la fundación de la 1º Colonia Agrícola.

En el predio donde se emplaza el Arco de la Colonización (Ruta 70 y calle Polter) se levanta el monumento “La Esperanza”. Gran parte de sus obras se encuentran en su casa taller, en la que funciona el  Museo Municipal de Arte “El Antigal” (calle Santa Fe 097).

Biografía

Nació en Esperanza el 14 de enero 1919. Hija de: María Heinzen y Adán Erni. Casada con Armando Borla; Hijas: Ethel Teresita y Leda Virginia.

Egresa del Liceo de bellas artes “José Pedroni” en 1958 con el título de Modelado. La inspiración la lleva entonces a crear una técnica que llama “pintura sin pintura” y que dentro de la plástica, recibe el nombre de “naturalismo figurativo”.

Abandona los pinceles y óleos, y busca en la naturaleza plumas, tierras, corteza de árboles, crines, hongos, caracoles, líquenes y piedras semipreciosas, selecciona y guarda en frascos para ser utilizados en el momento oportuno. Realizó 45 muestras en las principales capitales Argentinas y  países limítrofes.

Sus creaciones se encuentran en el Museo del Vaticano; Escuela de periodistas de Lima, Perú; Museo Echeverría de Asunción, Paraguay; Palacio Gallino de Uruguay; en la Residencia Presidencial de Olivos entre otros lugares del mundo.

En mayo de 1983 viajó a Europa y Roma y entrega a su Santidad, el Papa Juan Pablo II, un Cristo sufriente, hecho con esos elementos rústicos y sutiles. Falleció a los 93 años en Esperanza.

Deja una respuesta