Sign in / Join

Fue Gabriela pero pudo ser cualquiera

En estos momentos acaba de culminar la conferencia de prensa en la sede de la Unidad Regional XI sobre el caso del robo y crimen de la comerciante Gabriela Degiorgio. Fue brindada por el Jefe y Subjefe de la Unidad Regional XI, Juan José Vouilloz y Marcelo Correa.

 

El sujeto conocido por sus iniciales JAR, de 28 años llegó a la ciudad en colectivo cercana las 20 del viernes pasado, proveniente de Santa Fe. Hizo un corto recorrido de cuadras. En el local de Carmina, tienda, estaba la mujer de 36 años, propietaria. Su esposo y sus dos hijos se encontraban en una fiesta escolar, esperando por ella.

El perverso criminal la eligió, ingresó al local de calle Rivadavia al 1900- pleno centro de la ciudad-, la redujo llevándola hacia el interior con violencia, y la asesinó con golpes en la cabeza con un objeto contundente mientras la mujer luchaba valientemente por su vida. La policía no lo dijo porque es una prueba, pero fuentes del caso contaron a cronistas de este medio que fue una “faca tumbera”.

Tras luchar con la joven mujer que se defendió valerosamente y dejarla sin vida tirada en el piso, tomó dinero de la caja y huyó hasta una panadería donde compró una botella de agua, ubicada al sur, unos cien metros, camino a la estación de colectivos. Pero no subió al micro sino a un remise. Esto lo cuentan las cámaras del local de Carmina, de la Panadería La Victoria y de la Estación de Colectivos que son municipales.

El brutal asesino  y atacante de mujeres, tomó un remise. Y fue hasta Recreo posiblemente a la casa de otro sujeto del mundo del delito. La policía de la Unidad Regional XI y de la PDI le siguieron el rastro, bajo las medidas ordenadas por el Fiscal Alejandro Benítez. Encontraron al remisero, que ayudó mucho en el caso.

Ya los policías desde la madrugada del sábado, lo buscaban, con la foto clara que tenía la cámara de la panadería, que fue vital para conocer al criminal. Después la fotografía se difundió por la red Facebook por decenas de miles. Dicen que fue una mano anónima, pero al final ayudó mucho. Junto con los por lo menos seis allanamientos de la policía de Esperanza, esto fue determinante para que este perverso irrecuperable se entregara sabiendo que estaba acorralado. Hasta las primeras horas de la tarde de hoy estaba detenido en una comisaría de la ciudad de Santa Fe. A las 13,30 será la audiencia imputativa donde el Fiscal Benítez prevé una acusación de Homicidio en ocasión de robo.

Un hecho particular, que no contó la policia, devela el horror del momento vivido por la familia. Hay que citar que toda la investigación nació cuando, inquieto por su tardanza de la mujer a la fiesta escolar y la falta de comunicación, el más pequeño, un niño de unos doce años fue a ver que pasaba con su mamá mientras el esposo, se quedaba con el otro hijo adolescente. De acuerdo a lo que se sabe, el hijo ingresó al local y vio la escena e inmediatamente llamó a su papá.

Es fácil imaginarse el dolor que siguió, con  familiares sentados en la vereda de la zona del local presos del llanto en medio del accionar de la policía, el Servicio de Emergencias 107 y los integrantes de Criminalística de la Unidad Regional XI.

La familia de la víctima pasó de la fiesta escolar en familia, sin escala, al peor de los infiernos impensados. Lo cierto es que toda la ciudad de Esperanza y de Franck los acompaña, y viniendo de sociedades profundamente cristianas, rezan por ellos.

Antecedentes

JAR había salido en julio de la cárcel luego de cumplir seis años. Fue en un resonante caso cuando atacó sexualmente a una chica en una panadería del centro de Santa Fe.  Le dijo que iba a buscar trabajo y le dio su nombre y apellido real que la chica anotó en un ticket.

Luego la llevó por la fuerza al fondo del local, la golpeó brutalmente e intentó abusarla. La salvó la llegada de un  cliente con sus hijos que llegaron a comprar. “La chica ya te atiende” le dijo mientras tomaba la plata de la caja y se iba.

El cliente desconfió y llamó a la policía. Lo tenían cercado cuando se entregó. Salió de la cárcel en Julio.  Cuatro meses  después atacó a Gabriela con la misma metodología. Pero a ella además le quitó la vida. Por el momento la carátula es, como dijimos, Homicidio en ocasión de robo, con una pena de 8 a 25 años de prisión. Pero muchos en la ciudad creen que fue un femicidio.

Los periodistas le preguntaron si hubo un ataque sexual. La respuesta fue: “No lo sabemos, tal vez puede haber acaecido, no conocemos los resultados de la autopsia, porque todo eso es de conocimiento y atribución del señor Fiscal”.

Cabe acotar que si existen pruebas nuevas a partir de las investigaciones que siguen, la carátula puede ser cambiada. Está claro que en las redes sociales los esperancinos en masa piden a la Justicia que este perverso y criminal no salga nunca más de la cárcel, porque es una c erteza que es una  bomba de tiempo incurable y un antisocial de altísimo riesgo para la vida de cualquier mujer.

También hay que citar, que este sujeto podría ser el autor de robos, delitos y hechos muy violentos en la ciudad de Santa Fe, que investiga la policía de La Capital.

Sabor amargo

Está claro el excelente trabajo de la Fiscalía y de la policía de la Unidad Regional XI y de la PDI. En 24 horas no solamente aclararon el caso sino que detuvieron al criminal. Sin embargo para Vouilloz “es un sabor amargo. Saber que hicimos una buena tarea profesional, pero no pudimos evitarlo. Por día hacemos cien chequeos” metaforizó “y tal vez evitamos 50 hechos delictivos que iban a suceder, pero quién puede decirlo. Siempre se conoce el hecho que ya sucedió y sabemos que no hay forma de volverlo atrás. Si, tenemos un sabor enormemente amargo” confesó el jefe policial, quien recibirá a unos 15 uniformados en los próximos días y se sumarán a los 30 que ya patrullan la ciudad día y noche, es decir los 10 kilómetros cuadrados que es el territorio de Esperanza.

En minutos

En unos momentos más, en los Tribunales de Santa Fe se realizará la audiencia imputativa y se verá qué resolución  tomará la Justicia en esta primera instancia. Mientras, se dice que en la ciudad se prepara una marcha del silencio para las 20 de esta noche.

“Este tipo tiene que morirse en la cárcel, no puede salir más” clama la sociedad de Esperanza. Y esta vez, puede que tenga razón.

Daniel Frank

 

 

Deja una respuesta