Sign in / Join

Impedir nacer para ocultar el hambre de otros niños

Un país donde la Corte Suprema de Justicia amenaza con hacer un paro es porque ha tocado “fondo”. El gobierno ha pasado del “jolgorio” de las elecciones a la cruda realidad. Un mal cálculo dio como resultado, que sus aliados dieron un golpe de mercado.

¿Quién sino puede llevar el dólar de 16 pesos a 30 pesos y poner a la timba financiera en la cúspide de la montaña de la felicidad de los que más tienen?
¿Los maestros, los chacareros, los industriales pymes? No. Los maestros hacen de la tiza una enseñanza, los campesinos, de la tierra pan y los pymes de la leche, queso o yogurt para alimentar la humanidad.
Específicamente, son los bancos y los fondos de inversión, los que hacen del dinero un producto, que se multiplica en más dinero con la timba del dólar y las lebac. Un producto llamado moneda, se reproduce con más monedas con el empobrecimiento de un país entero. Son los mismos que te prestan lo que se llevan lo que te prestan.
De cada 10 niños, 7,5% de ellos no tienen asegurada su alimentación diaria. Es la inseguridad ya no de salir a la calle, es la de comer y seguir vivo. Esto es que de 12 millones de niños argentinos, sólo 2,5 millones comen de manera segura en la Argentina. Este es el resultado de las políticas del actual gobierno que prometió pobreza cero si lo votaban. La estadística de la Universidad Católica Argentina decía en el año 2015, en tiempos del gobierno anterior que, de los 12 millones de niños, 5 millones tenían problemas de alimentación. Claramente los alemanes no eran más pobres que nosotros. Eso era y es una falsedad.
La Argentina no tiene más margen ni para la promesa ni para la mentira de los troll.
El aborto es un fraude político. Un tratamiento indebido. El problema más grave que tienen los niños y las madres argentinas es comer y estudiar y comer y trabajar, respectivamente. No es la posibilidad de matar niños antes de nacer lo que soluciona el drama del casi 80% de los niños argentinos, que es la comida, la ropa, la escuela, un hogar seguro y crecer con posibilidad de tener un futuro personal y social.
El aborto es un fraude. Detrás de sus supuestas bondades y virtudes se esconde la pérfida idea de una nueva mentira que el gobierno y el Congreso de la Nación alimentan.

Hasta para suicidarse un hombre necesita una buena razón. Para instaurar el crimen legal, también. Y es claramemnte inconstitucional. ¿Porqué si es inconstitucional sigue alimentando esta mentira?  Para ocultar los temas reales: casi 10 millones de niños argentinos no saben si van a comer hoy, ahora.

El aborto legal es un crimen, contra los más indefensos seres humanos. Hasta el sentido común enseña que si hay dos personas vivas, el bien es que las dos personas vivan.
Y lo terrible, es saber que sólo sirve de cortina de humo, para que no se vean los demás niños que padecen la peor inseguridad diaria que es comer o no comer, en un país que genera comida para 500 millones de seres humanos, todos los días.

 

Daniel Frank

Deja una respuesta