16 C
Esperanza
lunes, agosto 15, 2022
InicioEconomiaLa batalla por los autos oficiales: fuerte presión de Macri para reducir...

La batalla por los autos oficiales: fuerte presión de Macri para reducir los gastos del Estado

La batalla por el control y la reducción de la flota de automóviles oficiales en todo el Estado nacional ya está lanzada. Por orden estricta del presidente Mauricio Macri se decidió recortar el uso de los vehículos para funcionarios y los viáticos para viajes al exterior. Pero en muchos casos el gobierno encuentra resistencias internas y ante esto se tomó una medida drástica: sobre aquellos funcionarios que no informen en lo inmediato el estado de la flota de autos que tienen en sus dependencias se avanzará con una poda de sus presupuestos sin previo aviso.

Durante la reunión de gabinete ampliada de ayer el presidente Macri fue terminante: “Hay que terminar con los gastos superfluos y los privilegios. Nosotros somos los que debemos empezar por dar muestras de austeridad”, les dijo a sus funcionarios. Más tarde, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, confirmó que el gobierno va a avanzar en la “optimización de la estructura política del Estado nacional”. En la práctica esto forma parte del denominado “plan fitness” de reducción y modernización del Estado que el domingo pasado anunció Infobae con mayores detalles.

Pero la advertencia de Macri de ayer y el mismo reclamo de austeridad que hace una semana hizo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, tienen una explicación de fondo. El Ministerio de Hacienda envió hace un mes una resolución interna a cada cartera y entes autárquicos del Estado para que informen sobre el listado de la flota de automóviles que obra en su poder y detallen quiénes hacen uso de esos vehículos oficiales. Algunos ministerios respondieron y otros retacearon la información. Por este motivo y bajo la orden estricta de Macri, el ministerio a cargo de Nicolás Dujovne emitió el 2 de noviembre pasado la resolución interna N2017 16865058 APN por la que emplazó a todas las dependencias del Estado a remitir la información requerida en un plazo de siete días y en caso contrario avanzará en un recorte de gastos unilateral.

NIcolás Dujovne, ministro de Hacienda (Nicolás Aboaf)

NIcolás Dujovne, ministro de Hacienda (Nicolás Aboaf)

La resolución interna a la que tuvo acceso Infobae y que fue dirigida a aquellos ministerios o entes autárquicos que no cumplieron con el pedido advirtió: “Les recordamos que no se ha recibido aún ningún tipo de informe del organismo a su cargo. Es importante destacar que el decreto 289/1995, que se encuentra vigente y regula el correcto uso de dicha flota, instruye en los artículos 7 al 13 a tomar distintas medidas que tienen un impacto directo sobre el Presupuesto General de la Administración Nacional”. Inmediatamente la nota recala en que a fin de hacer “un uso más eficiente de la flota actual, y adoptar las medidas pertinentes a ser reflejadas en el Presupuesto General del próximo año, se reitera la necesidad de contar con dicha información a la mayor brevedad. La falta de respuesta a la presente en un plazo perentorio de 7 (SIETE) días desde la fecha, dará lugar a implementar las adecuaciones en el presupuesto del organismo que se consideren pertinentes y equitativas”.

La misiva que envió Dujovne responde a cierta resistencia interna que muestran algunos funcionarios acostumbrados al viejo esquema de un Estado derrochador y con un alto nivel de privilegios. De hecho, la resolución que tuvo que enviarse con una advertencia mediante es fruto de la falta de respuestas que hubo de parte de muchos ministerios y dependencias autárquicas ante el pedido de informes de la flota oficial de vehículos.

Un destacado funcionario de la Casa Rosada que trabaja en el plan de modernización y reducción de gastos del Estado expresó sin vueltas que “a aquellos funcionarios que no entiendan que hay que dar muestras de austeridad y reducir gastos se les recortarán partidas por la fuerza”. También se detalló que había vehículos oficiales que fueron usados para la campaña electoral, ministerios donde nadie sabe la cantidad de vehículos que tienen, dependencias donde los autos oficiales están en muy mal estado y choferes que hasta se ponen a disposición de familiares de funcionarios para hacer uso de los vehículos oficiales en los traslados. Todo esto es lo que busca depurar el gobierno en adelante.

En rigor, la decisión final de Macri es que solo los ministros, viceministros y secretarios de Estado puedan acceder a un chofer con vehículo del Estado. Pero en la actualidad se sabe que hay dependencias donde los directores de área o funcionarios de segunda categoría cuentan con los beneficios de un vehículo y chofer disponibles las 24 horas. Además, hasta ahora el gobierno no tiene en claro la dimensión global y el costo que implica mantener toda la flota de autos del Estado. Por este motivo es que Hacienda requirió en forma urgente toda la información para armar el presupuesto 2018 adecuado al nuevo esquema de austeridad y recortes. El ajuste también alcanzará a los viajes y viáticos de funcionarios. Según reveló a Infobae una fuente calificada del gobierno “hay un excesivo uso de viáticos y gastos del Estado que deben considerarse y empezar a ordenarse”. No se dio detalles del monto que este gasto implicaría para el Estado.

A partir de ahora, el gobierno sustentará la iniciativa vinculada al gasto de los automóviles oficiales en el decreto 289/1995 que se remonta a la época de Carlos Menem y en el cual se dispuso la desafectación de los automotores destinados al traslado de funcionarios, se ordenó su venta o entrega a otros organismos “cuyo objeto fuese la prestación de servicios públicos de seguridad, asistencia social y sanitarios o instituciones privadas de bien público”. Ese decreto del menemismo sostenía, entre otras cosas, que solo los “Ministros, Secretario General de la Presidencia, Secretarios de Presidencia, Secretarios Ministeriales, Jefe de la Casa Militar, Presidente del Banco Central y Presidente de Bancos Nacionales” podían disponer de movilidad con automóviles oficiales o de propiedad del Estado con servicio de chofer. A la vez, ese decreto estableció un suplemento mensual fijo “para solventar gastos de movilidad, el que podrá ser abonado a los subsecretarios ministeriales y de la Presidencia que así lo requieran y que renuncien a los beneficios que en el mismo se establecen y opten por percibir dicho suplemento”. Aquel decreto de 1995 que ahora se busca imitar preveía que los vehículos oficiales que no estuvieran destinados al traslado de los funcionarios mencionados deberán ser puestos a la venta o ser destinados a entidades de bien público.

¿Qué ocurrirá con los choferes de aquellos vehículos oficiales que en el futuro inmediato serán desafectados de ministerios o dependencias estatales? preguntó Infobae a un funcionario que trabaja en el plan de reestructuración del Estado dispuesto por Macri. “No se está pensando en echar choferes ni tomar decisiones a las trompadas. Se hablará con los sindicatos y se propondrá un esquema de readecuación de tareas o un plan de retiros voluntarios”, dijo a modo de respuesta.

En rigor, el decreto de 1995 que invocó Hacienda en la resolución interna que giró hace unos días a cada ministerio establece en los artículos 9, 10 y 11 que los agentes que cumplan funciones de chofer de los vehículos que sean dados de baja “deberán ser asignados a otras funciones o pasarán a revistar en situación de disponibilidad, pudiendo optar por acogerse a los beneficios del Régimen de Retiro Voluntario”.

Este plan forma parte del esquema de ajuste y modernización del Estado que se dispone hacer Macri. Según informó Infobae el domingo pasado habrá una reducción de la planta de personal de un 10% que se redefinirá por medio de un esquema de retiros voluntarios. También habrá una reducción de secretarías y entes autárquicos del Estado. La intención del Presidente es mostrar un Estado austero y moderno. Se trabaja para ello también en un plan de simplificación de trámites burocráticos del Estado. Todo esto forma parte del “plan fitness” o reducción de dietas como lo llaman algunos funcionarios.