Sign in / Join

“La gente lo que pide es un trabajo y cada día crece la falta de alimentos”

Romina Toledo es secretaria de Promociòn Social del municipio esperancino. Es la que dirige un equipo de profesionales y trabajadores municipales que son los que están más cerca de la carencia, la angustia y el dolor de centenares  de esperancinos. Son funcionarios y empleados que no tienen feriado, sábado ni domingo. Y quienes acuden a ellos necesitan una respuesta  ya, ahora, porque no pueden esperar a mañana. Y enfrentan al rostro más duro de la crisis económica en que se ha hundido al país.

“Yo ingresé a la secretaría en el año 2015 y puedo decir que desde el año 2016 al 2018 la demanda de ayuda social subió en un 650% en la ciudad” afirma en una entrevista en El Colono del Oeste.

“Desde bolsones con alimentos, ayuda económica, desagote de pozos ciegos, viajes médicos, urgencias de todo tipo, asistimos. La asistencia con alimentos es todos los dias, son 350 bolsones de alimentos, comida.

El empobrecimiento es tal que la gente, antes podía comprar un paquete de harina, hacer unas tortas fritas y con un poco de leche con mate cocido, al menos comían. Hoy la harina, la leche y la yerba son elementos de lujo, incomprables” nos cuenta.

Con todo lo que significa la tremenda merma del consumo de leche en la ciudad- sobre todo para los niños- , encuesta que El Colono del Oeste hizo en despensas de todos los barrios de Esperanza y que publicáramos. Y las vacas están del otro lado del tejido.

“Además han crecido en los últimos tiempos los comedores barriales. Hay 4 en La Orilla, uno en el sur, en Barrios Unidos, sumados a los comedores en las escuelas y la Cocina Centralizada.Sin olvidar el enorme trabajo que hace Càritas en cada barrio.

Esto es claro: la demanda ha crecido mucho, a la gente le falta para comer. Y estamos hablando de Esperanza”.

Talleres para cocinar

“Nosotros impusimos los talleres para aprender a usar los productos alimentarios que van en el bolsón. Al principio hubo resistencias, pero hoy esperan y disfrutan del momento. Capacitamos para cocinar diferentes platos. Se hace en los centros comunitarios en los barrios y en el reciente NIDO  que funciona en el Barrio La Orilla. Si no se hace el taller, no hay bolsón, es una contraprestación.

Y realmente las familias van con mucho agrado hoy. Es una acción que se lleva a cabo todos los dias, porque son 350 familias, y se ha convertido en un espacio de aprendizaje y de revinculación en el barrio”.

Talleres y diálogos

“Son muchas las actividades con  los vecinos. Las reuniones son constantes, por ejemplo, ahora proponen que en el verano se pase cine para los chicos y ellas, las mujeres van a cocinar pochoclo. Y esa actividad se cumpliría en cada barrio de Esperanza, como las otras acciones”.

 

Quiero trabajar

“Contra lo que algunos piensan, la gente de Esperanza lo que más pide es un trabajo. La gente está desesperada por trabajar. No quiere que le dés, quiere ganárselo, poder comprar su alimento, su ropa, o su calzado.

Pero las cosas son diferentes. Yo era en el municipio en el año 2010 Coordinadora de Programas Laborales y Sociales. Tuvimos 1.600 jóvenes esperancinos formados para trabajar. Hicimos una red con  empresas privadas. Trabajamos con la Provincia y la Nación. Entrenamos a los jóvenes con los valores del trabajo, desde aprender a respetar horarios hasta la conciencia del trabajo y la responsabilidad. Y lo que no podía hacer, contener o enseñar el empresario esperancino en el trabajo privado, lo hacíamos desde el sector público.

Los programas nacionales  no sólo eran para jóvenes, sino también para mayores de 24 años y para personas cuya edad era crítica para encontrar trabajo.

Hoy todo eso ha desaparecido. Con todo el perjuicio que ha causado porque destruyó toda la red de contención y dejó en abandono a los pibes y a los adultos.  Y no dejan de seguir sumándose  jóvenes y adultos sin respuesta del Estado Nacional.

Es más, con la quita del Fondo Sojero, el Estado Nacional se apropió de 13 millones de pesos que eran de Esperanza.

Yo recibo personalmente un promedio de 7 personas por día que van a buscar un trabajo. Pero la verdad es que no hay trabajo, porque las empresas están sosteniendo como pueden a sus trabajadores, porque  los costos son brutales con una  inflación del 50%”.

 

El sector medio empobrecido

“Para Esperanza es muy grave lo que sucede con el sector medio. Con los brutales aumentos en los servicios, como la energía eléctrica, la gente incluso con ingreso de dos salarios por vivienda, no llega a fin de mes. Y entonces recorta.

Hay gente que tiene atrasos en los pagos de la luz de 25 mil pesos. Nosotros actuamos porque a una familia que tiene un hijo electrodependiente le cortaron la energía eléctrica por una factura de 50 mil pesos. Hablamos con  la EPE y charlamos bien, nos pusimos de acuerdo y la familia recuperó la energía.

La chica que va a limpiar o a cuidar los chicos ya no va. No se llama a nadie a cortar los yuyos. El remise ya no se usa. Se deja de construir… Porque la clase media está empobrecida. Es la que contrata a la gente más humilde, al albañil, a la empleada doméstica, al que corta el pasto, y toda esa gente ya no tiene siquiera el alimento asegurado. Se levantan pensando si van a comer.

Entonces ves como dejan de pagar alquileres y se montan una piecita en el fondo del terreno de un familiar, o encuentran un terreno y se arman su   techo. No tienen subsidio, ni pensión, ni salud, ni alimentos… ¿Cómo van a pagar una boleta de luz de 2000 pesos? O un alquiler de 4 o 5 mil pesos. Tienen que optar por pagar un alquiler o comer con su familia.

El problema del empleo, además, toca a todas las clases sociales y eso es algo que la sociedad muchas veces no tiene conciencia. Cuando no hay trabajo o una empresa cierra, sufren todos, el pobre , el trabajador y el empresario, todos son desocupados, aunque la persona con un poco más de educación y dinero tenga más espaldas para pasar el momento”.

Como sobrevivir y educar

“El esperancino humilde se la ingenia, al menos para comer y se crea su trabajo. Por ejemplo, hay quienes salen a revender para las verdulerias, o hacen pan, comida, hacen mandados y trámites, cocen  y arreglan ropas, venden numeritos de canastas con alimentos. Yo me asombro de las mujeres que reciben la Asignación Universal por Hijo en como se organizan para comprar los útiles escolares, el calzado y los guardapolvos para sus hijos. Realmente hay mucha gente en la sociedad que debiera verlo”.

 

Cooperativas

“Al gobierno nacional no le interesa el sistema cooperativo como respuesta social. Esos programas también han desaparecido. Al gobierno nacional le parece innecesaria la economía social.

Nosotros tenemos Mayco, que es una cooperativa de trabajo. Era para gente que queria aprender a trabajar. Hoy están pidiendo trabajo profesionales o personas que son  mano de obra calificada.

También promovimos Atelier, que son 5 mujeres- familias- que confeccionan ropa de trabajo y apuntan a la actividad textil en la ciudad.

En el municipio hemos aprovechado lo que quedaba en materia de programas nacionales y pudimos terminar el NIDO en La Orilla y conseguir cordón cuneta con ripio y luminarias para un sector barrial.

Lo que recibimos del gobierno nacional son 120 mil pesos al año, para talleres barriales”.

 

El personal

“La Secretaría lo que más necesita es personal, calificado. Es una tarea donde no tenés domingos ni feriados. El recurso humano es fundamental, junto a la calidad de personas profesionales.

Aquí se trabaja en equipo, con redes, con familias, formando en derechos pero también en responsabilidades. Tenemos abogados, asistentes sociales, trabajamos con la discapacidad para informar y para intervenir. Y la verdad es que el Presupuesto para lo social nunca alcanza. Y muchas veces eso se reemplaza con amor y pasión en lo que hacés. Eso hay que valorarlo”.

 

Las villas

“Este es un tema sobre en el que tenemos los ojos puestos todos los días. Hacemos censos cada 15 días. La gente que viene en familia es de Santa Fe y de Vera especialmente. Vino gente de Rosario pero ya se volvieron. Estamos muy atentos.

Tenemos censados 180 ranchos en tres zonas específicas. El problema de la vivienda es serio. Hemos golpeado todas las puertas, pero no se abre ninguna.

El Presupuesto Nacional de años anteriores permitió que en Esperanza se ejecutaran decenas de viviendas. Hoy eso también ha desaparecido. En este Presupuesto Nacional 2019   se ha recortado el 48% los fondos para viviendas, que ya era poco en este año.

La verdad es que en Esperanza la vivienda es un tema muy crítico”.

Los chicos sin escuelas

“Hemos pedido datos al Ministerio de Educación y le hemos propuesto trabajar juntos en programas comunes, pero nunca nos contestaron desde la Provincia.

Fuimos con  el secretario de Gobierno, Alfonso Gómez a hablar con la Ministra de Educación, pero no podemos saber cuantos chicos no van a la escuela. Sabemos que son muchos, por lo que es nuestro accionar diario, pero en ese punto la provincia no nos da participación”.

“Incluso hemos hecho una encuesta en las escuelas, desde una comisión armada por el Cabildo, pero las respuestas fueron magras y por la mitad, no sirvieron”.

Las madres que no cobran

“Hay muchas mujeres que sufren este tipo de violencia. Sus maridos o los padres de sus hijos no le pasan dinero. O trabajan un mes en   blanco  y después dejan el trabajo y el perjuicio es mucho para una mujer que tienen que esperar para volver a cobrar la AUH. Y en el mientras tanto, no tienen para comer”.

Sin dudas que es necesario crear leyes y fondos específicos a nivel nacional y provincial para estos casos que son urgentes. Dejar sin alimentos a criaturas atenta directamente contra sus vidas y es la peor de las violencias. Esto necesita una respuesta urgente del Estado Provincial y Nacional.

Hacemos todo lo que podemos

En el tema de seguridad señala la Entrevistada que “con el Ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro hemos disentido en su modo de ver la seguridad en la ciudad. El Ministro decía que la seguridad era mejor porque la medía por índices de crímenes. Y no coincidimos si ése era el parámetro.

Cuando teníamos programas sociales nacionales era más posible actuar sobre todo en la niñez y la adolescencia. Hoy eso ha desaparecido.

Le han quitado subsidios económicos y asistencia médica a niños y personas con discapacidad, qué dinero y programa social puede solicitarse ante ese perfil de gobierno nacional.

Talleres se hacen, como el de Nueva Oportunidad para chicos de entre 14 y 17 años, pero falta todo lo otro.

También hacemos talleres con novios adolescentes, con parejas jóvenes sobre el tema violencia, alcohol drogas, en todos los barrios”.

Un oído para los pibes y escuchar con el corazòn

Por lo pronto nosotros estamos armando un nuevo programa. En calle Rivadavia al sur, vecinos nos donaron una vivienda. La estamos preparando para que sea un espacio de actividades para chicos y chicas de 13 a 17 años. Con enseñanza pre laboral y actividades sociales, para contener en una edad donde el mayor problema de los chicos es que están solos, que nadie los escucha y ellos necesitan contar, y en eso también trabajamos, para que el Estado Municipal tenga oído además de corazón para con ellos, que  muchas veces están tan solos”.

 

 

 

 

Deja una respuesta