12.6 C
Esperanza
miércoles, agosto 12, 2020
Inicio Actualidad Las dos caras de una moneda muy dolorosa

Las dos caras de una moneda muy dolorosa

Las claves del caso: adolescentes vulnerables que se animaron a exponer al médico de San Jerónimo Norte. Un profesional de 52 años quedó en prisión preventiva tras ser denunciado por dos pacientes menores de edad de abuso sexual. Lo que las chicas víctimas cuentan y lo que dice la esposa del médico.

En la audiencia de prisión preventiva, que se prolongó durante tres horas este miércoles, los fiscales revelaron ante el juez Leandro Lazzarini las evidencias para sostener la imputación al médico como autor de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante y abuso simple y para argumentar por qué era necesario que el imputado permanezca detenido mientras avanza la investigación.

Para esto, Minniti expuso la evidencia de la primera situación denunciada: en este caso, la menor debió ser hospitalizada por un aparente cuadro de ebriedad. Durante el día, a fines de diciembre, había estado en una quinta pasando el día con una amiga, su novio y la mamá de éste. Habían estado en la pileta y bebido cerveza; cuando la chica se desvaneció llamaron a una ambulancia y en el CAM fue recibida por una enfermera y el médico, donde le realizaron las primeras atenciones y debió recibir suero y oxígeno.

La joven estuvo acompañada en el centro de salud por su madre y por su novio, quienes aguardaban en la sala de espera. Cuando el médico terminó de atenderla, ambos ingresaron a ver a la chica y ella les contó lo ocurrido: primero a su novio, al oído, y luego a su mamá. Esto motivó que la mujer increpe al profesional frente a una de las enfermeras. El hombre, por supuesto, negó la ocurrencia del hecho.

Pero eso no fue todo. Al poco tiempo la adolescente volvió a contar lo que le pasó: a la mamá de su novio y al equipo de Niñez de la municipalidad local. En todos los casos, el relato fue invariable.

Los fiscales explicaron que la chica y el grupo familiar ya estaban siendo asistidos por el equipo de Niñez, a raíz de algunos inconvenientes que expusieron las autoridades escolares. La adolescente padecía desvanecimientos y convulsiones cuyo origen no se ha determinado, e incluso algunos adultos de su círculo lo tomaban como “simulacros”.

El segundo caso denunciado tiene varios puntos en común con el anterior: la víctima también tiene 16 años y era habitual que deba ser atendida en el CAM. En su caso, la chica presenta “crisis subjetivas” originadas en un hecho anterior, le cuesta establecer vínculos sociales y tenía una mala convivencia con su mamá, por lo que se mudó con una hermana mayor.

Fue a su hermana a quien le pudo hacer una breve referencia de algo que “la incomodó” en la atención recibida por el médico. La chica, por su estado anímico, no pudo relatar con tanto detalle como la víctima anterior, y los fiscales esperan que en la cámara gesell pueda encontrar un espacio de mayor contención para poder explayarse. En este caso, también el equipo interdisciplinario ya intervenía en el círculo familiar de la menor.

Al momento de resolver sobre el pedido de prisión preventiva solicitado por los fiscales, el juez evaluó tanto el contexto y la historia de vida de ambas víctimas, como también la situación de ocurrencia de los hechos denunciados: se trata de dos niñas menores de edad, que asistieron a un centro médico por problemas en su salud, y que era habitual que recurran a ser asistidas en dicho establecimiento.

En las historias clínicas secuestradas consta que los médicos que las atendían en cada caso era quien se encontraba de guardia en ese momento, por lo que tampoco conocían el nombre del profesional. Las dos chicas, al momento de decir quién fue el agresor, realizaron una descripción física del profesional: un hombre grande, de baja estatura y calvo.

En este sentido, el juez entendió que no surge de la investigación que pueda existir animosidad por parte de las dos jóvenes contra el profesional. Las dos denunciantes no tienen relación entre sí y en un primer momento no contaron con la contención de su familia para concretar las denuncias.

Además, contaron lo que les pasó a varias personas, incluido el equipo interdisciplinario del área de Niñez, y expusieron el “temor” de atravesar el proceso judicial, y de tener que enfrentarse nuevamente con el médico.

Incluso una de ellas debió ser atendida en el CAM hace poco tiempo, y cuando vio que estaba de guardia este profesional, sufrió una crisis de nervios, insultó al médico y llegó a arrancarse el suero para evitar que él la atienda.

Tampoco escapó a la atención del juez que al ser solicitadas las historias clínicas de ambas pacientes, no fueron remitidas las del mes de diciembre, cuando ocurrió el episodio que generó el enfrentamiento entre la mamá de una de las chicas y el médico. El médico sabía que la chica contó lo que pasó, y desde el CAM omitieron enviar la documentación relativa a ese día, en una clara maniobra para entorpecer la investigación.

Ahora, con el médico en prisión preventiva, los investigadores esperan que las chicas puedan declarar en cámara gesell, prueba fundamental para los casos de abuso sexual a menores de edad.

La esposa del médico

La radio FM PLus 107.7 de Las Tunas- localidad convecina a San Jerónimo Norte y de la ciudad de Esperanza, cabecera del departamento Las Colonias-, puso al aire en estas horas, un llamado telefónico de quien se dice la esposa del médico generalista acusado. No exponemos su nombre ni su foto, porque es un llamado teléfonico.

La mujer asegura que está sufriendo, ella y sus hijos, una situación de injusticia. Indica que viven hace 18 años en San Jerónimo Norte y siente que debe estar presente en esta situación y defender a su esposo y a su familia.

Asegura que son gente de bien y que la sociedad de su comunidad sabe que clase de persona respetuosa es su marido. Asegura que “viene a mi casa mucha gente para darnos apoyo o lo recibo cuando salgo a hacer mandados. Y aún cuando estamos en casa recibimos llamadas (telefónicas) constantes para darnos fuerzas.

Mi marido trabaja en muchos lugares y nunca ha recibido una denuncia o queja. Yo soy madre y esposa y estoy convencida de su inocencia. Tratamos de no salir a la calle por prudencia pero yo no tengo miedo de salir a la calle ni tenemos ambos nada que ocultar” subraya mientras pide que “se investigue bien y que se pueda esaclarecer todo ésto” y le señala finalmente su gratitud a la radio de Las Tunas por dajarla expresarse libremente.