Sign in / Join

Las industrias lácteas argentinas con graves problemas

La suba de costos, la caída del consumo interno y un mercado externo que no repunta genera incertidumbre en el sector de las cooperativas y pymes las cuales ya evalúan reconversiones y hasta reducir personal.

La crisis de la lechería argentina ya no afecta solamente a los productores tamberos, sino también a las industrias procesadoras. El incremento notable en los costos, muchos de los cuales están dolarizados, así como también la caída que se viene dando en el consumo interno y la imposibilidad de acceder a créditos para financiar el capital de trabajo, han puesto a buena parte de las industrias del sector en un situación por demás complicada.
Al igual que el resto de las industrias de Córdoba, en donde muchas ya vienen analizando achicarse en su trabajo, e incluso tener que despedir trabajadores, la realidad de las empresas lácteas dista mucho de ser la ideal, con un panorama que se sigue complicando mes a mes.
Así lo reconoció el presidente de la Junta Intercooperativa de Productores de Leche, Dany Lorenzatti, quien dijo que el momento es bastante complejo para el rubro, y que la realidad no escapa a los problemas que atraviesa el complejo industrial de la provincia de Córdoba.

Industrias en crisis
Luego de conocerse los números mensuales del Observatorio de la Cadena Láctea en donde se marca que desde febrero los tamberos vienen trabajando por debajo de sus costos de producción, el presidente de la Junta Intercooperativa de Productores de Leche, reconoció que las empresas procesadoras de leche también afrontan un momento complejo, no sólo las cooperativas sino muchas de las pequeñas y medianas empresas del sector.
“En todo lo que son pymes y cooperativas medianas y chicas, es un número que también las afecta. La situación no está facil. Han aumentado los servicios y los costos de logística, que hacen que la matriz de costos se haya reestructurado, y han tomado peso algunos costos que antes no eran importantes”, graficó.
“Hoy los números no son buenos para nadie, o al menos no son tan buenos para nadie”, insistió el presidente del ente que nuclea a las cooperativas lácteas de todos el país.
Los valores de exportación todavía no traccionan lo necesario como para contrarrestar de alguna manera toda esta situación”, reconoció el dirigente empresario, quien agregó que la baja del dólar tampoco sirve para darle la competitividad necesaria a los lácteos argentinos.
Un dato no menor es que Lorenzatti se refirió también a la situación de los precios, y así como los productores cobran mucho menos de lo que perciben, las industrias están pagando por encima de lo que pueden hacer.
“Así como hay un parámetro muy importante que hoy se habla, de que hace un año la leche valía 35 centavos de dólar y hoy vale 22 o 23 centavos de dólar; en el producto lácteo. A un queso cremoso, por poner un ejemplo, le pasó lo mismo. El año pasado teníamos un valor de 4 dólares el kilo, y hoy ese precio no se logra”, explicó.
“Hay un mercado interno con una gran recesión, los precios de compra no responden. Todo genera una difícil situación para los eslabones básicos de este sector, como es la producción primaria y la industria”, fundamentó.

Una realidad muy compleja
“Las tasas de interés actuales son de usura; y aguantar esta situación de quebranto y pérdidas es muy difícil a través del tiempo”, reconoció el dirigente, quien indicó que muchas firmas iniciaron procesos internos para subsistir al momento. Por eso hay una reconversión permanente en algunas pymes, con achiques, con derivación de leche y con reestructuraciones y cada uno va tomando el camino que puede”, marcó, aunque reconoció que “no son los mejores resultados para las regiones o los lugares donde estan las pymes, porque afecta a la economía social de las zonas en donde están precisamente esas pymes”.
“La situación de la lechería es similar a la del resto de las industrias de Córdoba”, marcó Lorenzatti, quien recordó las estadísticas de Coninagro en donde se presenta que muy pocas economías agropecuarias hoy están funcionando como debería ser, “la mayoría se encuentra mal o va camino a eso”, cerró diciendo.

Fuente: edairynews.com

Deja una respuesta