Sign in / Join

Los tamberos trabajaron ya ocho meses perdiendo dinero

En el informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, el costo de producción de leche es de $ 8,27 para septiembre de 2018, y el precio pagado al productor a nivel nacional según Agroindustria fue de $ 7,95.Una situación que lleva al desastre.

Los datos son reveladores para desgracia de la ciudad y de la región. Según el Instituto de Economía del INTA y los datos publicados por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), la rentabilidad promedio ponderada de las regiones tamberas dejó un margen negativo de 0,8% y es el octavo mes seguido de rentabilidad negativa para los tambos de la República Argentina que se encuentra en caída libre sin encontrar respuestas por parte del gobierno. En el informe del INTA, el costo de producción de leche es de $ 8,27 para agosto, y el precio pagado al productor a nivel nacional según Agroindustria fue de $ 7,95.
El informe muestra que, si se supone un tasa de rentabilidad exigida al capital del 5% se debería generar un Ingreso Neto de $ 10.796/ha./año ($ 143.960 mensuales sobre la superficie considerada), que dividido por los 7.576 litros de leche de productividad promedio, deberían generar un ingreso neto unitario de $ 1,43/litro de leche. Por lo tanto el Precio de Equilibrio sería en este supuesto de $ 9,70/litro de leche ($ 8,27 de Costo Total + $ 1,43 de Rentabilidad al Capital), unos US$ 0,26/litro.
Los productores lecheros protestaron días pasados en la ciudad de Trenque Lauquen y pidieron medidas urgentes para salir de la crisis que los envuelve.
Carbap se hizo eco del reclamo de un sector que viene pidiendo cambios en las reglas de juego desde hace mucho tiempo. La lechería atraviesa su presente más complejo, en gran medida por un hecho sencillo: el precio por litro de leche que perciben los tamberos está lejos de compensar los costos de producción a campo. Con esta simple ecuación es imposible construir nada hacia el futuro, situación por la cual en los últimos años han seguido cerrando establecimientos, se concentra la producción en pocas manos y cierran tambos.
Carbap convocó a los descontentos a reunirse en una asamblea realizada en las puertas de ingreso de Trenque Lauquen, zona referente como cuenca lechera del oeste bonaerense. Allí se definió mantener el estado de “alerta y movilización”. Además alegaron que: “Las devaluaciones y la falta de un mercado institucionalizado nos dejan una vez más expuestos a la dominancia del supermercadismo y la industria en su conjunto”.
Entre los temas que exigieron tratar a futuro luego de haber sido analizados por la asamblea fueron llevar a las mesas de diálogo la necesidad de hablar de precio y plazo (de la leche) en forma urgente. Además lograr mercados institucionalizados con precios de referencia y contratos en la comercialización entre productor e industria. Otro de los puntos es en la baja de la carga impositiva y la mejora de las tasas de préstamos de trabajo y tarjetas agrarias.
Finalmente, definieron que “de no tener respuestas rápidas y favorables, articular fechas y puntos de encuentro para profundizar las medidas de la protesta”.