8.5 C
Esperanza
sábado, julio 4, 2020
Inicio Actualidad En mayo será el pico de infectados y el fútbol vuelve en...

En mayo será el pico de infectados y el fútbol vuelve en junio

 

Alberto Fernández es un hombre del fútbol. “Como dijo Mostaza Merlo, vamos paso a paso”.
Fernández no quiere apurar el regreso de la pelota. “Hay ciertas actividades que son las que más van a sufrir la salida de la cuarentena, que son el fútbol, el cine, el teatro.Por ahí el fútbol sin espectadores pueda ir flexibilizándose poco a poco”, deslizó. “¿En mayo? No. Mayo me parece que es el peor mes porque es para cuando esperamos el pico de infectados y no debemos generar movimiento de gente”.

El Presidente fue cuidadoso. Pasó de hablar de un “entretenimiento”, como hizo antes de la declaración del aislamiento preventivo obligatorio, a ponerle puntos suspensivos a la vuelta de los campeonatos. Hoy por hoy, la salud es prioridad. En ese sentido, la AFA se encolumnó detrás de Fernández. Así se lo comunicó Claudio Tapia los dirigentes y lo ratificó. “No hablamos ni pensamos todavía en cómo se van a definir los torneos. Porque no sabemos cuánto va a durar la pandemia. No hay fechas ciertas de nada. Vamos a seguir las recomendaciones oficiales antes de tomar cualquier decisión”, le dijo el mandamás de la AFA al diario deportivo Olé.
El fútbol, en definitiva, es un apéndice de la política nacional. Y la AFA, el Ministerio de la pelota. Así como en los tiempos de Mauricio Macri funcionaba la Superliga, una estructura que buscó la implementación de las Sociedades Anónimas Deportivas sin éxito, ahora desde Viamonte siguen con atención las necesidades de Fernández.
El nexo es Sergio Massa, fanático de Tigre. El presidente de la Cámara de Diputados articuló el regreso del fútbol a la casa madre. Y es también el funcionario que está más atento a los cambios que se empezarán a resolver a partir de la próxima temporada. Esa que tendrá partidos televisados a través de los canales abiertos.

¿Cuándo volverá a rodar la pelota? Junio aparece en el horizonte. Y como dijo Fernández “hay que olvidarse del fútbol con público por mucho tiempo”. La posibilidad de jugar a puertas cerradas más pronto que tarde no está descartada. Pero bajo esta coyuntura será muy difícil terminar con la Copa Superliga, que apenas había disputado una fecha con las excepciones de River-Atlético Tucumán y Estudiantes-Defensa y Justicia (la institución de Florencio Varela pidió postergación).
¿Cómo se definirán las plazas para las Copas? Es otra incógnita. Más certera parece la posibilidad de anular los descensos y armar un campeonato de 26 con los ascendidos de la Primera Nacional. En la Segunda División también hay discusiones: ¿serán San Martín de Tucumán y Atlanta, líderes de ambas zonas, los equipos que suban a la máxima categoría? Defensores de Belgrano, segundo en una hipotética tabla general, mete presión con Marcelo Achile, su presidente y vice en la fórmula de AFA que se oficializará en mayo.
Hay otro plan detrás de esta movida de incrementar la cantidad de participantes en Primera División con el formato de Liga Profesional de Fútbol. La idea de las altas esferas gubernamentales: revivir al Frankenstein de 30 equipos. Fue la última voluntad de Julio Grondona. De aquella premisa de hacer “una liga más competitiva” para volver a las fuentes -20, o 22 clubes- se pasó a la chance seria de armar torneo populoso.
“A más equipos, más ingresos”, le dijeron a Clarín desde la AFA. La FIFA no está de acuerdo con este tipo de competencias, pero no se meterá en la interna. Para las cadenas de televisión no resulta atractivo. Pero a más partidos, más posibilidades existen de ser transmitidos por la TV Pública, como sucedía en los tiempos del Fútbol Para Todos. Con 15 encuentros por fin de semana, se puede abrir el juego.
Fernández valora a Caruso -“le agradecí por haber salvado dos veces a Argentinos del descenso”- y cita a Gorosito: “Si hacés las cosas bien, es muy posible que te vaya bien”. Eso esperan todos los argentinos, más allá de las diferencias partidarias.