Sign in / Join

Mejor estar y permanecer con la guardia en alto, que llorar lo irreparable

Un sujeto mayor, residente fuera de la ciudad, pero que al parecer “algo conocía” de Esperanza, siguió a una adolescente de 17 años en la zona Este urbana. Todo terminó en cercanías del estadio de San Lorenzo en Avenida de Los Colonizadores donde se desencadenaron los hechos.

El conductor finalmente convence a la chica, luego de tres o cuatro intentos, con su máquina fotográfica colgada del cuello, para hacer una foto en el Parque de la Agricultura, para una supuesta empresa de ropa deportiva, pues le dijo que estaba buscando jóvenes modelos desconocidas para esa marca.
Un hecho por demás de extraño, porque ni los fotógrafos, ni las marcas o agencias actúan de esa manera.
La chica subió a la camioneta y se dirigieron a la zona del “cohete” del Parque de la Agricultura Nacional. Era la tarde del sábado y había una buena cantidad de personas en ese paseo de la ciudad.
El sujeto quiso convencerla de ir “al balneario y al Predio Ferial” pero la chica le respondió que el Predio del CICAE estaba cerrado y el balneario, inundado.
Pero algo había pasado, para bien de la chica. Un vecino, que es una de las figuras de las artes marciales de la provincia y de la Argentina, quien por ser buena gente, actuó como ángel guardián.
Advirtió las maniobras de la camioneta en la zona de Avenida Argentina por donde la chica caminaba en el barrio Este y los siguió sospechando que algo no andaba bien.

Como era conocido de la familia, llamó a la mamá de la adolescente. Y ésta le mandó un mensaje de voz a su hija. Como no le contestaba, insistió hasta que la adolescente paró con las fotografías, escuchó la orden de la madre de abandonar ese lugar inmediatamente y se fue, pero antes, confiada, le dejó al sujeto el teléfono y la dirección de la casa. Un hecho por demás de alarmante.
El sujeto, de unos 50 años, , simplemente desapareció. Pero su perseguidor en las sombras lo fotografió y también a la camioneta.
Se dice que el desconocido sería de la ciudad de Rafaela y la camioneta estaría radicada en la localidad de Selva, en la provincia de Santiago del Estero. Esos son comentarios extraoficiales.

¿Cabe la denuncia?
La familia, ese mismo día intentó radicar una denuncia en la Comisaría Primera. Dicen que no se le tomó siquiera una constancia, porque supuestamente no habría delito. Tampoco en la Fiscalía se actuó de oficio ante la presencia y denuncia hecha por la familia de la chica.

Según señalan fuentes cercanas a la familia, también las propias autoridades municipales se ocuparon del caso y no fueron escuchadas. Al parecer, luego que el periodista Alexis Bruno Bonetto lo hiciera público en el programa “La Puerta de al Lado” en la radio Blue de nuestra ciudad, comenzó el movimiento policial y judicial el lunes.

¿No fueron algo lentos los organismos oficiales en el reflejo de la prevención de un posible delito que, de existir, irremediablememnte traería consecuencias muy graves y tal vez, irremediables? Eso es lo que se pregunta la sociedad esperancina.
Hay que recordar que la joven es una chica menor de edad que fue transportada en un rodado y que le fueron sacadas fotos de un supuesto profesional, para un trabajo supuestamente profesional, para una supuesta empresa, sin conocimiento de su familia y menos aún, el consentimiento necesario de sus padres.

El comportamiento más que sospechoso del sujeto, del cual hay fotografías, aumenta cuando le pide dirigirse a lugares que se ubican en rutas, uno de ellos a unos 7 kms. del casco urbano esperancino.
“Si la llegan a sacar de la ciudad no la vemos más” dice la familia por lo bajo y cree que la querían llevar para una red de prostitución.
Sería bueno para el resto de las miles de chicas esperancinas, sus padres y hermanos, saberlo.

 

Detalles: Las fotos de los hechos, las poseemos, pero no las publicamos por razones legales y judiciales.

Deja una respuesta