Sign in / Join

Mía: La primera esperancina nacida en el SamCo local

Felipe, la semana pasada, fue el primer bebé esperancino nacido en nuestra ciudad en el Sanatorio Esperanza.
Ahora es Mía, una niña, quien vio la luz en el Hospital SAMCo de nuestra ciudad. Hija de una bahiense y un esperancino, recibió de la Comisión de la Asociación Cooperadora del centro de salud, el tradicional ajuar en un clima muy cálido y familiar en la jornada del sábado de Reyes.

La primera esperancina, que vio la luz en el Hospital de nuestra ciudad es Mía Martina Vallejos.

Su mamá es de Bahía Blanca y se llama Jimena Torres, tiene 23 años y desde hace 12 meses que mora en nuestra ciudad “donde me siento muy feliz, porque me tratan muy bien” nos dice en su cama del SAMCo rodeada del cariño de su familia y de los integrantes del hospital, médicos, enfermeras y las autoridades de la Asociación Cooperadora, que lidera Miguel Gatti, quien estaba acompañado por dos de las integrantes de la comisión, quienes fueron las responsables de entregarles el ajuar a la mamá, la ceremonia tradicional que se cumple en cada año en este feliz acontecimiento.

El papá del niño es Brian Julián Vallejos, esperancino de igual edad que su pareja con quien tiene una hija llamada Alma Vallejos, que se enteró que ahora cuenta con una hermanita para cuidar, jugar e ir a la escuela en su momento.

Un detalle triste es que Brian quedó sin trabajo, pero no se achican y junto con su esposa la pelean cada día, en un país donde “no está fácil”, mientras busca un nuevo trabajo.

Ellos moran en Janssen y 3 de Febrero, a pasos del hospital por lo que la mamá fue caminando aunque con una dilatación importante, por lo que el parto fue natural y sin problemas.

Además el Hospital tiene a una partera de lujo como lo es Carolina Solier, quien estuvo acompañada en esa urgencia por la enfermera Verónica Cabrera y las médicas residentes Cecilia Perotti y Camila Jiménez.

Todas pusieron su profesionalidad y amor para que Mía venga a la vida.

“Ella duerme mucho, tranquila, con mucha paz” cuenta la mamá mientras la abuela presente sonríe con toda la felicidad en el rostro junto a los demás integrantes de la familia.

Un hecho para destacar es el detalle que hay en las paredes del sector y en el propio office de los y las profesionales de Maternidad. Se observan guirnaldas colgadas en puertas y paredes, luces de colores, flores, niños en imágenes con un signo de alegría y niñez feliz que emociona.

No sabemos quienes tuvieron esta idea y quienes la llevaron adelante, pero realmente es como llegar a un rincón donde nace la vida muy lindo. El sábado de Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar se acercaron hasta el pesebre con forma de hospital y rindieron homenaje al nacimiento de Mía.

Los integrantes de la Asociación Cooperadora, no llevaron oro ni incienso sino un ajuar y la mamá, emocionada les dijo: “me hacía mucha falta, mil gracias”.

 

Deja una respuesta