Sign in / Join

“Que el miedo ni el poder le ganen a la verdad y a la justicia”

Eduardo Wabek murió, víctima de un accidente de tránsito. Los documentos judiciales y las acciones policiales del momento dicen al parecer una cosa, pero los vecinos y los familiares dicen otra muy distinta. Queda claro que el automóvil que conducía este vecino fue chocado en ruta provincial 6, y que las heridas fueron mortales. Los papeles dicen que manejaba un vecino de la ciudad, ex policía de alto grado, pero los familiares manifestaron ayer que manejaba su hijo que volvía de una fiesta en la zona del Camping Municipal donde “mucha gente lo vio” y existirían registros fotográficos y filmaciones.

Mas allá de la investigación de rigor de la Justicia- que está de feria hasta febrero- las autoridades de la Unidad Regional XI abrieron una investigación.
Los vecinos y la esposa y sus cuatro hijos, todos trabajadores y muy queridos en la comunidad, tienen temor de que el dinero y el poder se impongan sobre la verdad y la justicia.
Pero prometen que “vamos a luchar hasta las últimas consecuencias. Si la gente nos acompaña como hoy, de una manera extraordinaria, lo que agradecemos, las marchas van a seguir, porque lo que nos pasa a nosotros le puede pasar a cualquier de los vecinos” dijeron en la plaza San Martín, donde tres cuadras de vecinos, en un domingo de verano y vacaciones, le dieron su respaldo. El número fue inesperado por estas circunstancias, lo que demuestra que el caso ha calado profundo en la sociedad esperancina.
Los familiares-esposa y cuatros hijos, dos mujeres y dos varones- denunciaron además irregularidades, sobre todo que el automóvil no fue secuestrado, sino llevado a la casa del propietario, y que fue modificado, sin esperarse la tarea de los peritos.
Asimismo señalan que el verdadero conductor y quienes lo acompañaban en el rodado se fueron de la ciudad y fueron “limpiadas” todas las “huellas” tecnológicas en internet.
“Nadie va a devolvernos a nuestro padre, pero lo menos que le debemos, es que se sepa la verdad y que la Justicia haga justicia” sostienen los familiares de Wabek.
La marcha del silencio por Eduardo comenzó a las 19 y se extendió hasta pasadas las 20. Con silencios, aplausos y reclamos de “verdad” y de “justicia” recorrieron las calles de la Plaza San Martín, en un momento donde los bares repletos de gente respetó en silencio y con atención el reclamo, así como las numerosas familias que disfrutaban del principal paseo de la ciudad.
Con lágrimas en sus ojos, los hijos le dieron gracias a sus conciudadanos y dijeron que no van a descansar hasta que el hecho sea clarificado y los verdaderos responsables se hagan cargo de lo que hicieron.
También le pidieron a la sociedad que quienes sepan y hayan visto, aporten a la Justicia los datos o elementos necesarios, para que la impunidad y el poder no ganen esta partida.
“Esta vez nos tocó a nosotros. Mañana le puede suceder a cualquiera. Las versiones son muchas y las irregularidades también.
Sabemos que no será fácil, pero no vamos a dejarnos vencer y seguiremos reclamando y luchando para que el dinero y el poder no ganen esta vez”. Las fotos y los carteles lo señalaban. Y la sociedad los sostiene.

Deja una respuesta