Sign in / Join

Miércoles de ceniza, comienza la Cuaresma

El miércoles 14 de febrero (miércoles de Ceniza) es el primer día que da inicio a la Cuaresma para todos los cristianos. Se celebra cuarenta días antes del Domingo de Ramos que da comienzo a la Semana Santa.

Por tal motivo, dicho día habrá misas en la Basílica a las 7 y a las 20.30; en San Cayetano y San José Obrero a las 19 y en San Pío a las 20.30 con la imposición de cenizas.

Monseñor José María Arancedo

“Cuaresma es un tiempo de gracia y conversión. La liturgia nos va a acompañar en este camino personal y eclesial que nos invita a seguir a Jesucristo en la hora de su Pascua, fuente de nuestra fe, esperanza y caridad.

Vivir la Cuaresma es reconocernos destinatarios de este momento culmen de la historia de la salvación que nos habla de nuestra condición de hijos de Dios, del sentido de nuestra vida en el mundo y del camino hacia su plenitud.

La cruz sin el horizonte de la Pascua no es cristiana, es más, nos puede aislar, victimizar y destruir. No se trata de buscarla ni de sentirnos héroes, sí de asumirla cuando llega, ella es parte de nuestra condición humana  y debemos ponerla junto a la cruz del Señor. La cruz, el dolor y la ingratitud que nos pueden rodear, sólo en la cruz de Jesucristo se convierte en fuente de redención que da sentido, esperanza y paz a nuestra vida.

Estamos llamados a entrar en esa intimidad con Dios para vernos a la luz de su mirada de Padre. No necesitamos explicarle mucho ni justificarnos, sólo presentarnos ante un Dios que nos ama y nos ha enviado a su Hijo para sanarnos y darnos vida.

El Señor sólo nos pide que le abramos un espacio por donde poder ingresar, necesita de nuestra humildad y libertad. ¡Cuántas veces, incluso en una vida de fe y oración, estamos cerrados al ingreso del Señor con su luz y exigencias de cambio! .

Cuaresma es tiempo oportuno para pensar hoy, a la luz de la fe, nuestra relación con el Señor en la vida de la Iglesia concreta. Que María Santísima, nuestra Madre de Guadalupe, nos acompañe en esta Cuaresma que siempre es tiempo de gracia, conversión y participación en la Iglesia”.

Deja una respuesta