13.2 C
Esperanza
sábado, mayo 28, 2022
InicioActualidadMitre incluido en un libro histórico "Todos los Rojos"

Mitre incluido en un libro histórico “Todos los Rojos”

El Club Bartolomé Mitre ha ingresado a un libro, que tiene tirada nacional y que lo incluye como un histórico del fútbol argentino. Enclavado en el cada vez más poblado Barrio Sur de Esperanza, es popular y respuesta deportiva y social de un entramado urbano cada vez más cargado. Eso lo hace altamente significativo para Esperanza.

 

Exequiel Riberi es uno de sus jugadores que han vestido con orgullo la casaca roja. Fue contactado por el periodista Matías Moscoso porque estaba realizando un libro acerca de todos los clubes argentinos que usan casaca roja como el mítico Independiente de Avellaneda. Y comenzó sus escritos con los clubes más que centenarios, entre ellos el Club Bartolomé Mitre de Esperanza.

Riberi también incluyó a otros clubes como Independiente de Ataliva, Independiente de Santo Tomé y Ferro de Rafaela.

Los rojos centenario, un capítulo del libro para Mitre, nacido en 1910.

“Una red y una línea del ferrocarril, estaciones de tren, ciudades, barrios, parques, plazas, escuelas, calles, avenidas, monumentos, hoteles y más.

Mitre fue homenajeado en muchos ámbitos, de varias maneras y con distintos colores.

Hay un extenso listado de clubes en muchas provincias argentinas que también se llaman como el creador del diario La Nación.

Pero el más rojo de todos es centenario y está en Esperanza, Santa Fe.

Todo comenzó en uno de los tantos campitos transformados en potreros por los chicos del barrio y se terminó de formalizar en la panadería Valenziano y la herrería de Wagner.

Para 1910, el pueblo no quedó al margen del crecimiento significativo que estaba teniendo el football.

En Argentina, el terreno para la aparición de nuevos equipos era más fértil que el suelo que las familias europeas sembraban en este lugar.

Los primeros pobladores llegaron a finales de enero de 1856 y se terminaron de instalar en mayo. Ahí comenzaron a arar, a sembrar, a plantar árboles, a alambrar y a multiplicar sus ganados; o sea, le dieron vida a lo que con el tiempo terminaría siendo una señora ciudad.

Mientras tanto, en ese mismo año, Bartolomé Mitre andaba también por esta provincia pero más al sur, a orillas del río Paraná, en Villa Constitución. Había viajado para perseguir a los hombres de Justo José de Urquiza, lo que fue considerado como una invasión que reactivó la guerra entre el Estado de Buenos Aires y la Confederación.

Mitre no llegó a probar ningún producto de la cosecha esperancina y menos aún a ponerse una camiseta roja”.