8.5 C
Esperanza
sábado, julio 4, 2020
Inicio Actualidad “Nada será igual después de la pandemia”

“Nada será igual después de la pandemia”

La “Usina de Ideas” ha organizado una conferencia vía web sobre el “Estado de emergencia”. El primer encuentro se llevó a cabo el miércoles, a las 18, y estuvo coordinado por Alejandro Katz. Del mismo han participado especialistas de las áreas de la comunicación, la ciencia política y el derecho. La primera intervención estuvo a cargo de la epistemóloga de la comunicación, Sandra Valdetaro, le siguieron el politólogo y doctor en ciencias sociales, Osvaldo Iazzeta, el jurista y sociólogo Roberto Gargarella y el politólogo y doctor en ciencias sociales, Andrés Malamud.

  • Primeramente, Valdetaro ha hecho referencia al fin de la sociedad de masas que marca la emergencia, acrecentando las formas de control social basadas en la autodisciplina. Las nuevas tecnologías de la Información y de la Comunicación serían coherentes y funcionales a esta nueva modalidad de organización social.
  • En segundo lugar, Iazzeta ha enfocado sus argumentos en el miedo que ha generado esta pandemia y en la profusa bibliografía con la que se cuenta para comprender el significado social del miedo.
  • En tercer lugar Gargarella ha manifestado que en este virtual estado de sitio el decreto de necesidad y urgencia que implementó la situación de excepcionalidad que estamos viviendo, ha procurado una injerencia en el ámbito del derecho penal que es contradictoria con las formas constitucionales de la democracia. En ese sentido, el diputado Miguel Lifschitz, que participó del foro a través del chat, ha dejado planteado el interrogante acerca de que hubiese pasado si la medida se tomaba por la vía parlamentaria y en lugar de desplegar las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas se hubiese apelado a un voluntariado social.
  • Finalmente, Malamud ha recalcado que hay una tradición de emergencias y un aprovechamiento político de las mismas, no obstante, frente a la crisis desatada por la pandemia de Covid-19, ha planteado la nula injerencia de los regímenes políticos y, por contrapartida, la preeminencia de las capacidades estatales. Malamud pronostica una salida de la crisis caótica, “anárquica”, tal como lo expresó literalmente.

Por último nos ha parecido oportuno remarcar  el hecho  de que la intensidad y prolongación de las medidas de aislamiento y distanciamiento social están vinculadas a la capacidad del sistema sanitario para testear a la población y del sistema productivo para desarrollar formas de trabajo remoto. El caso paradigmático es Corea del Sur, cuya disponibilidad de tests, experiencias previas con el SARS y su disposición tecnológica, le imprimieron una laxitud excepcional a las medidas de cuarentena. La mayoría coincide en que “nada será igual después de la pandemia”.

Mauricio Yennerich