16.5 C
Esperanza
jueves, julio 7, 2022
InicioActualidad"Necesitamos un plan productivo para poner a la provincia y al...

“Necesitamos un plan productivo para poner a la provincia y al país un paso adelante”

En el aniversario 78 de la Sociedad Rural de Las Colonias, El Colono del Oeste dialogó con el presidente de la entidad, el médico Veterinario Diego Alonso, en una animada charla en la sede de calles 25 de Mayo y Moreno, de la institución que representa a los hombres y mujeres de campo de Esperanza y Las Colonias.

 

Amante de los temas de la ruralidad, simple y sencillo tanto como directo, el Presidente de la Sociedad Rural señala un detalle importante: “Los precios internacionales ayudan al entusiasmo, pero los costos de los combustibles y de los insumos son muy altos -tras la pandemia del Covid y por la guerra en Europa- y afectan grandemente a la rentabilidad, por lo que el tema de las ganancias es altamente relativo” indica para dar un pantallazo general acerca de la realidad del campo de Las Colonias, la provincia y la Argentina. Incluso con las circunstancias particulares del tipo de actividad rural productiva realizada y el espacio geográfico, dado que no es lo mismo ser productor en el Chaco que en la provincia de Buenos Aires.
“Estamos en plena cosecha de la soja, que en Las Colonias es un cultivo muy importante.
El precio es bueno, en general lo es para el maíz, el trigo, el girasol por los niveles internacionales que se manejan. Pero el Covid pos pandemia y la guerra han hecho subir fuertemente los insumos en dólares y la energía, lo que perjudica fuertemente la rentabilidad y reduce grandemente la ganancia. Si a eso hay que sumarle la inflación, la acción del gobierno nacional a la creación de nuevos impuestos, realmente tan subjetivos como absurdos, como a la ganancia inesperada, hacen que el productor decaiga en su interés de producir, pero, además, que las inversiones extranjeras o nacionales se esfumen, porque no se brinda seguridad a la inversión.
El tema de anunciar este tipo de impuestos, hace que los capitales que van a invertir, extranjeros y nacionales, no se cumplan y se pierdan, o se vayan a otros países donde tengan seguridades económicas más estables. Y a los dólares de los chinos, los europeos o norteamericanos, los necesitamos. El campo lo puede dar. Más, el hombre y la mujer de campo pueden dar el doble de lo que estamos produciendo, pero con una economía que brinde seriedad y seguridad. Porque sino, el que va a invertir dice: Mejor espero el gobierno que viene. Y así pasan los años” cuenta el dirigente del sector rural.
Porque, además, pasa que te cierran la exportación de la carne o de los granos y derivados de un día para otro. Y eso desalienta a cualquiera.
Otro de los puntos vitales para la Argentina, la provincia y Esperanza tanto como Las Colonias es la lechería.
“El 14 de mayo se cumplieron 20 años del acuerdo de San Francisco (ciudad cordobesa fronteriza con la provincia de Santa Fe). Marchas, protestas, reuniones por decenas, hasta que logramos sentarnos a la mesa los productores, el gobierno, el comercio y la industria para firmar los 7 puntos que cambiarían la historia de la lechería argentina.
No se hizo nada durante los sucesivos gobiernos. Y ´eso marca el atraso. Seguimos produciendo la misma cantidad de leche. Ninguno de los gobiernos subsiguientes puso en marcha este acuerdo argentino.
Este es el problema, porque si bien la leche tiene buen precio internacional, nosotros no crecemos. Y lo que sucede con la leche, también se da en el tema de la carne.
Los precios de la carne internacionales, son buenos. Y los frigoríficos argentinos han tomado ese precio de referencia de 4 dólares. Pero sucede lo mismo con la carne que con los granos. Los costos de producción en materia de insumos más la inflación hacen que la ganancia se reduzca drásticamente por el tema de la rentabilidad final. Tenés que hacer una ingeniería en el manejo de tu economía y, además, hay que sumarle los impuestos que tenés, que ya son muy altos, los que inventa el gobierno nacional y las restricciones a la exportación de un día para el otro. Eso desalienta a cualquiera, porque el productor hoy está animado por los precios internacionales que se mantienen en materia de comodity y derivados, pero lo que necesita el campo argentino es un plan productivo sostenible, que le permita a la Argentina y al campo dar un paso hacia adelante” señala el Médico Veterinario como fuente esencial del reclamo del hombre y la mujer de campo. Y que no pase como el acuerdo lechero en San Francisco, que tras años de lucha, se logr{o un plan que se termina tirando a la basura o empolvando en los cajones de la burocracia, lo que significa años perdidos y más atraso para el productor y el país.
Un tema interesante de ver en este período de la historia es el aporte crediticio del Estado para permitirle al campo crecer en materia de maquinarias y herramientas.
Para que la gente de la urbanidad conozca precios, hay que decir que una camioneta como se necesita para trabajar en el campo, vale 7 millones de pesos. Un tractor de 200 hp tiene un valor de mercado de 160 mil dólares hasta 200 mil dólares. Es decir son a precio dólar oficial unos 20 millones de pesos. Es de imaginar lo que vale una cosechadora, una sembradora. Son cifras millonarias que con la inflación del 60 por ciento en Argentina, hace una toma de créditos en los bancos como imposible.
Hoy un tractor viene con piloto automático, sin necesidad que el chofer lo maneje, además tiene cabinas sin sonido exterior, aire acondicionado y calefacción, butaca para no sentir los golpes por la inestabilidad del suelo. Las máquinas cosechadoras, sembradoras, también traen esa teconología. Si el Estado no hace lo mismo que en los países de Europa y los Estados Unidos, por ejemplo, de brindar aportes económicos crediticios a tasas pagables, subsidios a los sectores menos pudientes, y un plan de proyección sostenido para producir, esa tecnología y el avance no llega al campo de una manera como se necesita. Sólo lo pueden tener quienes tienen “espaldas” económicas. Y se pierden oportunidades como las que se tienen en estos momentos.
Diego Alonso valora gestos como los de ACADER, que brinda fondos para quienes padecieron la reciente sequía, de un millón de pesos. Pero claramente resulta insuficiente para el nivel de inversiones y gastos que necesita un productor para mejorar.
Y, sin dudas, la tecnología, las inversiones y el mundo del campo lleva al tema inevitable y vital de la ruralidad, que apasiona al entrevistado.
“Tenemos que terminar con el éxodo del campo. Salvo la lechería y el tambo específicamente, que necesita a la familia en el campo, el resto de la gente se va a vivir a la ciudad y va en moto a trabajar, como por ejemplo un tractorista.
Porque en la ciudad tiene educación para sus hijos, agua en red, red de gas, servicio de cable, red de internet, además de salud de mejor calidad de la que existe en el campo. Pero además tiene vivienda, tiene escuelas primarias que permiten tener éxito en la secundaria y luego en un nivel terciario o universitario. Hay clubes donde los chicos y las chicas pueden hacer deportes y vida social. Si no llevamos eso al campo, la gente se va a seguir yendo.
Nosotros en Las Colonias, tal vez no, pero hay otros lugares de la provincia donde ni colectivos tienen. Los productores para tener trabajadores tienen que tener su propio transporte para traer a los trabajadores desde otras localidades, como en el centro norte de la provincia. Y no hay que hacer mucho esfuerzo para imaginarse otras provincias.
Eso muestra lo difícil que es encontrar, de manera sostenida, mano de obra calificada para manejar un tambo, la cría de ganado donde 13 terneros cuestan un millón de pesos y gente para manejar las maquinarias para la agricultura, las que tienen además un costo multimillonario.
Necesitamos planes integradores, que permitan la igualdad social, asegurar la calidad educativa y de los servicios” dice de manera intensa, el Presidente de la Sociedad Rural de Las Colonias.
Otro punto esencial que la entidad ve con interés y preocupación, incluso trabaja en mancomunión con los estamentos locales, departamentales y provinciales, es el tema de la seguridad rural.
“Es una situación preocupante donde están en juego los bienes pero también la vida de la gente de campo” comenta el entrevistado.
“La verdad es que estamos de manera permanente trabajando en este tema que importa a la familia rural de Las Colonias.
Tuvimos hechos desgraciados de ataques a las familias en diferentes localidades del departamento Las Colonias, los cuales se repiten.
La seguridad rural necesita de mayores inversiones y ampliarse. Hay interés por parte de las autoridades, pero la solución se encuentra lejos todavía, lamentablemente” dice.
“No crea que no nos duele cuando nos acusan desde Buenos Aires, de ser la oligarquía del campo. Hay que conocer al campo para hablar. Y cuando haya esos conocimientos poder construir caminos de entendimiento y de proyección para que el trabajo crezca y el país se fortalezca. El hambre y la miseria del 40% de la población argentina nos duele a todos. Más a quienes producimos alimentos. Nosotros queremos producir el doble, y podemos hacerlo, pero necesitamos que los gobiernos tengan un plan sustentable para poder dar un paso adelante y coherencia en mantenerlo” señala el dirigente del campo.
Mientras tanto, hay que citar como muy exitosa la Vidriera Genética recientemente realizada, con la vuelta a la presencialidad en los remates de vaquillonas junto a la importante Cooperativa Guillermo Lehmann que tiene sede en Pilar y sucursal en Esperanza.
“Hubo más de cien compradores en el remate, y gente que lo seguía por internet desde los campos. Se vendió todo y a muy buen precio. Eso muestra el entusiasmo que tiene la gente del campo cuando se le da un cachito de esperanza.
Hace 40 años que necesitamos un plan ganadero, un plan lechero nacional. No todos los productores estamos en Buenos Aires. El país es enorme como variada su geografía y sus necesidades. Dejemos de dar pasos para atrás y demos un paso hacia adelante. Lo reitero porque hace 78 años que visionarios fundaron la Sociedad Rural de Las Colonias. Porque queremos que a la gente de campo le vaya bien, a la provincia le vaya mejor y a la nación le signifique progreso y bienestar.
Pero para eso necesitamos un proyecto sólido y estable, donde nos respetemos y valoremos al que trabaja e invierte en más trabajo y producción” aseveró Diego Alonso.