Sign in / Join

Ningún drama importa cuando le toca al vecino

La ciudad está totalmente cambiada en materia hídrica. Las obras millonarias y multimillonarias siguen incluso como la del Canal Alem. Pero al Este de la planta urbana, 5 mil hectáreas son anegadas y millones de pesos las pérdidas. Los campesinos bajan los brazos: “seguro quieren nuestra tierra para lotear, no para producir, la deben necesitar para la especulación inmobiliaria” especulan con bronca.

Provincia y ciudad le han lavado la cara a las graves deficiencias del pasado y la gente va curando las heridas de aquellas, infernales inundaciones que provocaron daños económicos y psicológicos.

Le costó tiempo, dinero y esfuerzo a la ciudad curar el trauma que dejaron las feroces inundaciones del 2004 y del 2007. Hoy, son un triste recuerdo que servirá para aprender. Pero ¿aprendimos?

Esperanza se inundo dos veces porque llovieron 500 milímetros en horas , pero también porque le tiraron el agua desde arriba. Y terminó con el agua al cuello por la falta de salida del agua estacionada. La propia y la ajena.

¿Y que estamos haciendo ahora? Le estamos tirando el agua a otras poblaciones y a esperancinos incluso.

El agua que sale de Esperanza hacia el Oeste inunda 5 mil hectáreas de Esperanza rural, Empalme San Carlos y Pujato Norte. Ese territorio es “una olla” donde el agua no tiene salida.

El Canal Sur es el principal “afluente” pero hay otros 5 canales desde la Avenida Argentina al Sur que transportan millones de litros de agua que inundan campos y propiedades de los tres distritos.

“Entiendo que el agua de la ciudad hay que sacarla. Es muy bueno el trabajo del municipio de Esperanza en toda la labor hídrica. Pero como no hay obra, cada vez que llueve perdemos las cosechas, las pasturas, el tambo, vivimos con las casas bajo agua, todos se nos pudre, cosechas y muebles, y el martirio sigue.

No nos sirven las reuniones que por años tenemos con los Comité de Cuenca, no se hacen obras. Tenemos cinco canillas que nos inundan y una manguerita paras sacar el agua por el Canal Sur. El Camino 5 cortado (lleva de Empalme San Carlos hacia la autovía de Santa Fe). Ni una obra menor siquiera para aliviar la carga de agua, que bien se podrían hacer. Hay obras donde llegar al río Salado tienen  una distancia de 2 mil metros, 20 cuadras de canal, ni éso se hace. El gobierno provincial y los famosos ingenieros de Hídrica, nos dejan solos. Somos unos parias los campesinos, así nos hacen sentir, absolutamente abandonados.

Incluso mucha gente ya ha bajado los brazos. Tal vez quieran que en vez de sembrar, arar, producir leche, haya tierras para lotear, vender nuestra tierra a la especulación inmobiliaria” dijo con bronca contenida uno de los campesinos del sector.

“Luego de 5 años de luchar, logramos que haga la provincia un canal sobre Ruta 70. Lo repito, los agropecuarias de este sector somos parias sociales. Para la política no valemos nada”.

 

Daniel Frank

Deja una respuesta