9.4 C
Esperanza
viernes, agosto 14, 2020
Inicio Actualidad Plan del ministerio de desarrollo productivo nacional para encauzar la economía pos-pandémica...

Plan del ministerio de desarrollo productivo nacional para encauzar la economía pos-pandémica y creación de una banca de desarrollo regional

La creación de un sistema de banca de desarrollo forma parte de los objetivos centrales de la gestión del ministerio de desarrollo productivo de la nación, a cargo de Matías Kulfas, quien ha elaborado 10 puntos de consenso que espera sean tratados y abordados una vez superada la crisis desatada por la pandemia de Covid-19.

Los mencionados 10 puntos son: 1) exportar más; 2) valorar equitativamente a todos los sectores de la economía; 3) saldar la falsa antinomia mercado interno versus mercado externo; 4) diseñar políticas productivas  —5)— con perspectiva ambiental; 6) estabilizar la macroeconomía coherentizándola con el sistema productivo; 7) mejorar la productividad —8)— con perspectiva de género; 9) utilizar inteligentemente las herramientas que brindan  las condiciones de una economía abierta y 10) promover una política de desarrollo regional.

 

Sistema financiero y desarrollo regional en la provincia

Santa Fe, en materia de desarrollo regional, pero sobre todo en cuanto a la creación de una banca para tal fin, presenta antecedentes políticos que no pueden soslayarse: el actual gobernador, CPN Omar Perotti, con la colaboración del Dr. Javier Bolzico (hoy presidente de la Asociación de Bancos de Argentina, ADEBA) y del ministro de economía en funciones, Walter Agosto, y en coordinación con Rogelio Frigerio, ex ministro del interior durante la reciente gestión PRO y subsecretario de desarrollo regional durante la presidencia Menem, ha  impulsado, coordinado y avalado la liquidación del Banco Provincial de Santa Fe, tal como tuvieron previsto, desde siempre, el ex ministro y diputado provincial,  Juan Carlos Mercier y el ex gobernador Carlos Alberto Reutemann. Según el informe La privatización del Banco de Santa Fe. Historia y Consecuencias económicas la privatización del Banco de Santa Fe le costó a los santafesinos 1.000 millones de dólares. El caso no sólo es un muestrario institucional de persistentes incumplimientos de reglamentos y leyes, sino que, como en su momento escribió Ángel Sciara, cuando se lo vendió, en lugar de cobrar, “se pagó para vender”.

Adicionalmente, en materia de desarrollo regional, las actuaciones de Perotti han estado determinadas, durante la época en la que fue primero intendente de Rafaela y luego ministro del gobernador Jorge Obeid, por los beneficios que le ha reportado a la localidad ser una ciudad referente de lo que en su momento se conoció como “distritos industriales”. En consecuencia, al estar seleccionada como muestra de lo bien que marchaban las reformas estructurales de los años 90, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros organismos multilaterales de crédito, la han asistido con financiamiento privilegiado y han provisto a sus empresarios de abundante información y herramientas técnicas.

En contraste, gran parte de la economía nacional se desindustrializó y en nuestra provincia el norte es un claro ejemplo de la destrucción del entramado de pymes y de migraciones debidas a la falta de oportunidades. Entonces, las políticas promovidas por Perotti pueden ser denominadas políticas anti-desarrollo, especialmente si han de juzgarse las consecuencias del dislocamiento estructural sobre el territorio, las cuales han redundado en la agudización de las inequidades socio-económicas, privilegiando, por medio del empleo combinado de teorías glocalizantes y de aquellas referidas a las cadenas de valor, a los sectores más competitivos y dinámicos de la economía y relegando al resto. En efecto, en medio de tal avance, Perotti manifestó, públicamente, que “la provincia puede tener un esquema financiero sin un banco propio”, tal como consta en los archivos del ciclo de entrevistas televisivas del periodista Guillermo Tepper.

 

Inversión privada y créditos, base de la reactivación

Retomando la propuesta de nación, se trata de un conjunto de medidas tanto paliativas y coyunturales, como estructurales y de largo plazo: una moratoria universal, una reforma tributaria por la vía parlamentaria, créditos blandos, el plan Ahora 12 ampliado y un aumento de las retenciones, entre otras. Desde el estado se busca encauzar la economía pos-pandémica, ayudando a los inversores privados en proyectos que generen nuevas exportaciones.

En ese sentido, la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), la de empresarios desarrolladores urbanos, de la vivienda y la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) han presentado al ministro Kulfas y al de asuntos estratégicos de la presidencia, Gustavo Béliz, un proyecto para la reactivación inmediata de la economía. Proponen, desde el tercer trimestre, préstamos de emergencia para reactivar obras en curso; en el cuarto incentivos a inversores y familias, con efecto fiscal positivo y un impulso al crédito hipotecario. En definitiva, el plan implica una amplia moratoria universal, créditos blandos, renovación del Ahora 12 para activar el consumo y una promoción activa de la obra pública y privada.

 Mauricio Yennerich