Sign in / Join

Pruebas y treinta testigos en el Caso Wabek esperan por la audiencia imputativa

Pruebas fotográficas. Material fílmico. Grabaciones. Celulares y comunicaciones. Y 30 testigos por lo menos. Estas cuestiones se citan en un expediente que ya llegaría a las 600 fojas en lo que es llamado el Caso Wabek, pudo conocer El Colono del Oeste.

Se trata de un accidente de tránsito en Ruta Provincial Nº 6, en la zona del ingreso a Esperanza desde el Balneario Camping Municipal acaecido meses atrás.

Allí, tras la colisión de dos automóviles que venían hacia la ciudad en el mismo sentido, murió a posterior de agonizar unas horas, Eduardo Wabek. Un vecino de la ciudad muy conocido y querido en la comunidad, aficionado a la pesca y a las actividades al aire libre desde siempre.

Su esposa y sus cuatro hijos, dos varones y dos mujeres, mayores de edad, organizaron marchas y protestas sociales pacíficas donde participaron cientos de vecinos para apoyarlos.

En las redes sociales fueron miles los comentarios que sostenían la lucha de la familia y su angustia para que se haga justicia.

¿Cuál fue el motivo?

El informe policial oficial informado a la prensa decía que un hombre de unos 51 años era quien conducía el automóvil que aparentemente habría causado el siniestro vial. Eso le habría dicho esta persona a los policías actuantes en el lugar. Se trataría de un ex policía, experto en temas de accidentología, se dice.

Pero la familia aseguraba que no era cierto, sino que manejaba su hijo, ambos se apellidarían Grau y son vecinos de la ciudad.

Días pasados, la Fiscal del caso, doctora María Laura Urquiza habría determinado acusar al hijo de los Grau como el conductor que estaba al frente del volante. Con todas las penalidades del código y además luego del posible juicio, si se llega a esa instancia y de ser declarado culpable el acusado,  se verán las responsabilidades civiles.

Lo que se dice sería inminente es la realización de la audiencia imputatoria. Allí se verán las caras ante el Juez en Santa Fe los abogados de la querella, la Fiscal, quienes acusan y el acusado junto a sus abogados defensores.

Se mostrarán las pruebas y se dará curso a los defensores para que sostengan la posición del acusado.

El juez de la causa deberá decidir si el imputado es procesado y en ese caso, si decide detenerlo preventivamente. Porque el delito supuesto tendría una pena de 3 a 6 años de prisión y la Querella junto a la Fiscalía pueden argumentar que hay riesgo de fuga, visto la posible maniobra de obstrucción de la justicia que habría sido realizada de forma consensuada con el padre de inmediato al accidente, de acuerdo al expediente y a la acusación.

También el juez puede juzgar que no existe motivos para la imputación o decir que faltan pruebas para ser procesado. Y dar un tiempo más a la Fiscalía para investigar el caso y reunir más elementos probatorios.

Por lo pronto, la familia de Wabek se manifestó en las redes sociales para agradecerla a la comunidad y dar un mensaje al padre fallecido: “¡no bajamos los brazos “papi”,  y seguiremos buscando justicia!”

Una de las preguntas que se hacen los esperancinos que siguen el tema es qué pasará judicialmente con el padre, de probarse que mintió a las autoridades policiales. La ley argentina dice que un padre o una madre no comete encubrimiento sobre una posible comisión de delito su hijo. No tiene acción penal.

Pero, se dice que la Fiscalía buscaría otra figura penal para imputarlo. Si se prueba que es responsable de obstruir la justicia modificando la escena del accidente y promoviendo a que no se cumpla por parte de los responsable el protocolo legal, como por ejemplo tomar muestras de alcohol en sangre a los involucrados de forma directa, su situación procesal es posible, aseguran las fuentes consultadas.

“Una cosa es no estar obligado a denunciar a tu hijo, encubrirlo, y otra muy diferente es modificar la escena de un accidente o de un crimen en general” aseguró a este medio un abogado penalista en su opinión.

Se trata de un tema complejo que en mucho depende de los elementos probatorios que pudieran encontrarse en la causa.

Hay que recordar como un detalle interesante, que ante los hechos, la policía de la Unidad regional XI decidió investigar el caso para conocer si la denuncia social era cierta.

Daniel Frank

Deja una respuesta