Sign in / Join

Quiénes son las grandes promesas de la Selección Sub 15 que ganó el Sudamericano en San Juan

Un nuevo proceso en Selecciones Juveniles de Argentina parece haberse iniciado con eltítulo del combinado Sub 15 en San Juan. Por la búsqueda de un estilo definido, por la bajada de línea que emana de quienes mamaron una línea de formación (Diego Placente, el entrenador, Pablo Aimar, a cargo de la Sub 17, pero viajó para colaborar), por la personalidad exhibida en la definición ante Brasil (el equipo revirtió un 0-2 para imponerse 3-2), por el comportamiento, con un festejo educado y sin dedicatorias a los adversarios. La categoría 2002 ofrece un menú de promesas que amenaza con copar, en un futuro cercano, las convocatorias a la Sub 17 y Sub 20 y, por qué no, con nutrir a la Selección Mayor. ¿Quiénes fueron las piezas destacadas de la gesta? ¿Qué valores dejaron su huella en un plantel que transitó la competencia con brillo parejo?

Matías Palacios

El mediocampista ofensivo de San Lorenzo usó la 10. Toda una definición de su potencial. Llegó al certamen como figura y revalidó la chapa. Marcó en el encuentro debut en la competencia contra Colombia y abrió el camino a la recuperación en la final, peleando el balón dentro del área y rematando en el primer palo. Nacido el 10 de mayo de 2002 en General Pico, La Pampa, el talento en la familia Palacios llegó por duplicado: Julián, su hermano mayor, es, al igual que él, una de las mayores promesas de las Inferiores de San Lorenzo (en 2016 fue campeón en Sexta División y ya integró el equipo de Reserva; fue sparring de la Selección Mayor). Mostró un tranco elegante, es cultor del toque preciso y rápido, y posee inteligencia para encontrar los espacios donde lastimar. También probó que su pegada a distancia exige respeto.

Bruno Amione

El defensor de los goles importantes. El marcador central que se forma en Belgrano de Córdoba gritó en la semifinal frente a Perú (4-1) y, en la final clásica ante Brasil, anotó ni más ni menos que el tanto del triunfo, con un cabezazo vehemente. Oriundo de Calchaquí, Santa Fe, es pieza vital en la Octava del Celeste. Firmeza, carácter y apetito ofensivo.

Juan Sforza

 

Mediocampista de la factoría de Newell’s, lució la cinta de capitán como si hubiera sido confeccionada para su brazo. Salida clara, criterio para el corte, técnica y mucha, mucha personalidad. Pero no temple malentendido: en más de un partido fue el encargado de bajar los decibeles para encauzar el comportamiento ejemplar del grupo. Termómetro en todos los sentidos.

Exequiel Zeballos

 

El “Changuito” fue el máximo anotador del campeón, con cinco tantos, a pesar de no ser un 9 de área. Delantero por afuera surgido en Boca, veloz pero con múltiples recursos. El juvenil nacido en Santiago del Estero le hizo dos goles a Uruguay (2-2), dos a República Checa (8-2) y uno a Paraguay (1-0). Y los concretó de diferentes maneras: de tiro libre, bien de goleador, con un remate furibundo… Un complemento ideal para un ariete, pero forjado no solo para asistir o abrir defensas.

David Ayala (mediocampista central) o Franco Orozco (delantero) son otros de los nombres que bien podrían haber aparecido en el listado. Porque Argentina volvió a gritar campeón en Juveniles, lo hizo por primera vez en la historia con un Sub 15. Sí, hay futuro…

Deja una respuesta