Sign in / Join

Sain con los 19: “Acá no se junta ni para los políticos ni para los jefes”

Marcelo Sain, Ministro de Seguridad, le bajó las reglas de juego a los 19 jefes regionales, entre ellos los de Las Colonias. “Quiero que les quede claro que los senadores no son jefes de policía. Se acabaron las jefaturas de policía paralelas. Ustedes sabrán, pero no los vamos a defender ni por la malversación de un cucurucho de helado”. “No me gusta que la calle me la manejen los delincuentes”. “No le vamos a pedir un mango, venimos por el sueldo, nosotros y los dos jefes”.

 

La presentación formal como ministro de Seguridad de Marcelo Sain dejará durante mucho tiempo una impresión profunda en los 19 jefes de las unidades regionales que lo escucharon en la Casa de Gobierno.
Fueron 50 minutos en los que los oficiales jerárquicos con la máxima responsabilidad territorial en la provincia, que en promedio tienen 45 años, recibieron un menú de reglas de juego pronunciado de manera descarnada y con inusual franqueza. “Quiero que las escuchen de boca mía”, dijo Sain al bajar las directivas centrales de gestión, en una atmósfera de silencio de iglesia.
Las frases que resonaron en el amplio salón donde también estuvieron los jefes máximos de la Policía provincial, Víctor Sarnaglia y Martín Musuruana. Las partes centrales se exponen a continuación.

Modernización
y racionalidad
“Acá hay una policía que requiere de un proceso de modernización. La policía de Santa Fe tiene una matriz que nunca se discutió en la democracia santafesina, que es para qué está y qué funciones cumple. De hecho, me están llamando de otras carteras ministeriales pidiéndome policías para cualquier cosa. La policía hoy es bombero para apagar cualquier incendio. Eso debe terminar, porque desprofesionaliza a la policía, y no son tareas propiamente policiales. En lo que vamos a trabajar es en un área en general desatendida que es el control del crimen. La ley que organiza la policía de Santa Fe es de 1975.
Es inviable , como es inviable que haya una cúpula y 19 regionales como pequeños grupos. En Santa Fe no sumamos más de 13 mil policías en funciones operacionales. Si se le saca a eso un 20 por ciento en tareas no operativas la policía provincial tiene 10 mil efectivos en la calle (sobre 21 mil efectivos totales). Eso solo si medimos gente en calle. Si medimos eficacia estamos al horno. La PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria) tiene cerca de 4 mil en tareas aeroportuarias, que no tiene que atender entraderas, ni robos a bancos, ni homicidios. Nadie pensó sobre qué base hacemos la distribución del personal.
En el OJO (la central operacional del servicio policial) había 750 trabajadores y en la Unidad Regional de Rosario 4 mil. Debemos ver cuál es el criterio para sostener eso. Hay un claro problema de desajuste de capacidades operativas. Ustedes están tapando agujeros todo el día”.
“Hubo jefes que sabían que se iban y trataban de obstruir la llegada nuestra haciendo cosas de menor envergadura. Nos costó tres tuits ordenar el problema.
Yo no chamuyo, yo meto demanda penal y discutimos en tribunales. Eso de andar comentando que levanto el servicio y libero zona no lo toleramos. Eso no es comentario, eso es delito, y grave para un jefe de policía. Directamente ante eso denuncia penal.

La calle es nuestra
“La policía debe manejar la calle. Policía que no maneja su organización y no maneja la calle no es policía, es personal administrativo estatal. Lo digo desde la cultura policial y no desde el reglamento. Policía es la que ejerce y controla todo lo que pasa. Lo que notamos acá es que hay una enorme desidia. Hay jefes a los que les da lo mismo mandar o no mandar. Es raro eso. ¿Por qué es eso? Porque no quieren tomar decisiones. Cuando uno decide elige y cuando elige se tiene que hacer responsable. Conducir es eso. Los elegimos para que ustedes elijan. Tengo estas opciones, dentro de estas opciones no puedo resolver todo”.

El mismo barco
Ahora, policía que no sabe lo que pasa y trabaja en la calle no es policía. Quiero una policía con presencia y si no tiene presencia, con conocimiento. Si no, se tiene que dedicar a otra cosa. Que lleve papeles en la administración. A los policías operativos los queremos en la calle”.
“El ministro anterior decía que ustedes están capacitados en alta gerencia policial y que hicieron muchos cursos. Yo sospecho que no es así. Tendremos que hacer cursos de Estado Mayor. Muchos de ustedes no saben de análisis criminal o policiamiento por mapeo y focalizado. Eso implica un problema porque el mapeo me muestra cómo resolver. Si tengo un problema en un lugar a cierta hora no mando a toda la policía a la calle todo el tiempo a patrullar. Estas cosas tenemos que ir proyectándolas. Ordenar esto es posible”.

Políticos y policía
“Quiero que quede bien clara la relación entre la política y la policía.
Quiero que les quede claro que los senadores no son jefes de policía.
Si ustedes creen que alguna senadora o senador les va a dar órdenes a ustedes, en cuanto nos enteremos están en el horno y no tendrán vida acá adentro.
El jefe de policía es Sarnaglia y el subjefe es Musuruana. Y la conducción institucional somos nosotros.
Si alguien de ustedes recibe directivas sobre el servicio policial tienen que pensar seriamente en ponerse una remisería.
Se acabaron las jefaturas de policía paralelas.
Les recomiendo que no nos llamen pidiéndonos ascensos. El político que pide por el ascenso de alguien está pidiendo por el ascenso de un inútil que solo va a poder ascender por manija política.
“Cuiden su carrera porque ustedes son jóvenes. Porque el interés de nosotros, si cambiamos algo, es que ustedes no se vayan a los 30 años, porque es un desatino eso. Si vos formaste un recurso humano calificado irse a los 50 años es una cosa inaudita. Ustedes tienen muchos años acá adentro si las cosas salen bien. Por lo tanto es importante que ustedes cuiden su carrera. Ustedes fueron escogidos por distintas razones y por ellos dos (Sarnaglia y Musuruana) que nosotros respetamos mucho. Pero no recibimos llamadas de nadie y es un acuerdo institucional entre nosotros. No hagan carrera por los costados.
Tal vez me dirán que si antes no lo hacían se hundían. Lo acepto. Pero ahora no es más así. Esto no implica que no hablen con políticos o con el intendente. Al contrario, la mejor relación institucional, porque hay que trabajar con ellos. Por supuesto que hay que hablar con el intendente que maneja los circuitos de la ciudad. Queremos eso”.
“Vamos a trabajar con los gobiernos locales y con los intendentes. Pero en la mesa institucional, donde nos sentamos todos, con ustedes.
Nosotros cuando hay problemas los defendemos a muerte a ustedes cuando cumplan el esquema institucional acordado y tengan razón. La autoridad son ustedes.
Pero no puede estar a la buena de Dios de un lado la policía y los intendentes que invirtieron fortunas en seguridad por la propia. Hay que trabajar juntos pero los que deciden operativamente son ustedes. Tiene que haber un esquema de trabajo provincial para eso.
No a la politización de la policía, sí a trabajar con las instituciones de la sociedad, con empresarios, con la gente. ¿Hay dudas? Levantan el teléfono. La duda la resolvemos entre todos. Yo también tengo dudas. Pero no se dejen operar por gente que si a ustedes los tienen que poner en una parrilla los van a entregar.
Durante este año metí presos a policías protegidos por sectores de la política santafesina en investigaciones de organizaciones criminales y la llamada de políticos para que no vayamos por ello siempre me llegó. Ustedes valen dos pesos con 50 para esa gente a la hora de la negociación por la impunidad de ellos. No se olviden que son la moneda de cambio. Institucionalidad”.

No queremos un mango
“Esto es una obviedad pero se los tengo que decir. No les vamos a pedir un mango. No hay moneda acá. Venimos por el sueldo. No hay caja. No somos giles. Ninguno come vidrio. Tenemos años de experiencia. Ustedes sabrán lo que hacen. No los vamos a defender por la malversación ni de un cucurucho de helado. El que no le guste el sueldo, afuera. ‘Me quiero correr de la línea’. ‘Jefe, tengo un problema familiar, quiero un lugar más tranquilo’. Prefiero esa sinceridad, le acomodamos los porotos. Yo entiendo que no todo el mundo es guapo. Yo también tengo miedos. Pero no me hago especialista en eso que me da miedo. Si le tengo miedo a la sangre, cirujano no me voy a hacer. Ustedes son jefes de policía. Si se equivocaron pasó hace 20 años y ahora es tarde. Pero acá no hay caja, ni para la cúpula ni para el Ministerio. No vamos a financiar la política con las empresas que le venden al Ministerio de Seguridad. No vamos a arreglar con IBM o Telefónica para pagar la próxima elección del peronismo. Se los digo con franqueza para que lo entiendan bien”.
“No me gusta que me hagan lo que me hicieron en Roldán que levantaron todo el servicio y mandaron chorros a robar. No me la banco esa y no me quedo con los brazos cruzados. Prefiero que hablemos con franqueza porque si nos liberan zonas nos vamos a dar cuenta. Sabemos lo que pasa acá, tenemos amigos en las fuerzas federales, en la AFI, as la larga o a la corta nos vamos a enterar. Pero como compañeros de trabajo les pido que el que no esté dispuesto se corra a un costado. Si no pasa eso ustedes en nosotros van a encontrar compañeros de trabajo. Acepten este desafío”.

Nada de asaditos
“Nunca voy a comer asaditos. Aprendí en Rosario y Santa Fe que el asado es el fin del Estado de derecho. Porque ahí se mezclan todos. No voy a los asados privados porque ahí te juntás con el fiscal que denunciaste, con un abogado de narcos. Es literalmente una orgía y no lo tolero. No voy a ser amigo de ustedes. Sí un buen compañero de trabajo, dando incluso afecto y contención”.

Fuentes: Aire de Santa Fe – El Colono del Oeste

1 comment

Deja una respuesta