Sign in / Join

Saquearon y rompieron el comedor de una escuela y la gente estalló

La comunidad de Pilar, en el departamento Las Colonias, se ha visto sacudida por un hecho delictivo que, con el daño económico, conlleva un sentido moral que lastima a la sociedad pilarense que repudiaro masivamente el hecho.

“Una pena enorme: ¡nos robaron en la escuela!
Inadaptados “se metieron” con la comida de los niños del comedor, “se metieron” con los electrodomésticos que se usan para preparar la comida diaria de los chicos. Sacaron, tiraron, comieron, disfrutaron, rompieron y se llevaron.
Agradeceremos que, si les ofrecen a bajo costo mercaderías varias o un microondas, estufas, aspiradora, caja de herramientas, dos batidoras de mano, otros elementos que llamen la atención, se comuniquen con nosotros y la policía.
¡No duden en comunicarse con la policía! al 470019″ dice una docente responsable de la escuela pública saqueada en la localidad de Pilar.
El hecho lamentable y vandálico hizo estallar a las redes sociales, donde se ubicó como posibles culpables a vecinos de edad muy joven, que al parecer están causando perjuicios de manera repetida en los bienes de las familias y de las instituciones de la comunidad.
Muchos de los vecinos de Pilar manifiestan la voluntad de hacer una marcha popular y un acto simbólico frente a la escuela robada, que posee comedor escolar para los niños pilarenses, mientras que no pocos reclaman y hasta exigen que los responsables sean expulsados de la comunidad de Pilar.
Los hechos acaecidos fueron publicados durante la jornada de ayer en las redes sociales y hasta el momento no existe información oficial acerca de las denuncias y las investigaciones del caso que lastima más el alma del pilarense que el bolsillo, aunque el daño económico es importante para una escuela que trabaja a puro pulmón como muchas en Las Colonias.
El freezer y la heladera vacía, los alimentos que no se llevaron tirados en todos los lugares, un desorden importante, elementos rotos, otros robados, budines a medio comer y otros alimentos inutilizados, son parte de la lamenable pérdida de un hecho que muestra que no es un robo por necesidades alimenticias, sino voluntad de hacer daño por el daño mismo, además de robar bienes.
Es de esperar que las autoridades pertinentes cumplan con una respuesta adecuada a los intereses de la comunidad pilarense, y de ser menores los autores, se tomen las medidas necesarias para que estas acciones tan desagradables, que conmueven a una comunidad de trabajo como lo es Pilar, no se repitan.
Daniel Frank

Deja una respuesta