8.5 C
Esperanza
sábado, julio 4, 2020
Inicio Actualidad "Ser camionero en la pandemia es una desgracia"

“Ser camionero en la pandemia es una desgracia”

Son vitales para las comunidades. Sin ellos no hay comida ni medicamentos. Tampoco nafta, ni gas, ni gasoil ara la ciudad y el campo. Sin embargo, no pocos son maltratados y hasta impedidos de entrar a sus propios pueblos. Estas son las conductas inapropiedas en tiempo de la pandemia de una sociedad que los aplaude y de otra que los castiga, como a los médicos y a las enfermeras.

“Tenía que llegar a mi casa. Quería descansar. Cuatro días sobre el camión te mata. Y no me dejaron entrar a mi propio pueblo. Tuve que dormir en el camión toda la noche hasta que el presidente comunal me dejó entrar al pueblo y a mi casa” cuenta un camionero de Las Colonias.

“No entiendo. Hay pueblos donde querés entrar a entregar la mercadería y no podés. Hacen que los comerciantes la busquen fuera del pueblo. ¿Me dicen cuál es la diferencia? Si te contagio de algo en tu local también te contagio afuera del éjido urbano. Y encima te amenazan con la policía” dice otro camionero.

La breve charla con dos camioneros con cronistas de El Colono del Oeste confirma lo que se dice a nivel nacional a partir de la Federación Nacional de Choferes de Camiones que exigió ayer viernes a gobernadores provinciales e intendentes de todo el país “el respeto absoluto a los trabajadores de la actividad” y reclamó “el cese de la revisión a la que son sometidos al ingresar con su unidad de carga, lo que implica demoras e imposibilidad de que se bañen, se aseen o se alimenten”, denunció.

“Los choferes transportan medicamentos, alimentos, bebidas y otros productos esenciales para que nada les falte.Los camioneros arriesgan su salud, exponen la de su familia y son tratados de forma desmerecida, además de tener que soportar el manoseo ilegal de las autoridades provinciales. Hay camioneros que fueron demorados más de 10 horas para ser revisados y sostuvo que tampoco durante todo ese lapso se les permitió descender del camión para asearse o alimentarse.