Sign in / Join

Serio conflicto por un niño que los abuelos reclaman ver

Ismael Alberto Gaspoz-Alamo es el cónyuge de Maria Belén Díaz, abuelos de un niño llamado Santino, hijo de Caterina Rosario Gaspoz, quien es la hija de la pareja y madre del niño. Son esperancinos que moran en San Jerónimo Norte.

Son personas con educación básica y de escasos recursos económicos, que viven de changas.

En nuestra redacción dicen que quieren ver a su nieto, al que no pueden acercársele desde hace dos años. En  realidad, pesa sobre ellos- entre otras personas- una decisión de la Secretaría de la Niñez del gobierno de la provincia de Santa Fe para no ver al chico. Documentación que exhiben.

La Secretaría dice en el documento que tomaron al niño bajo su guarda por el “Derecho a la vida. Derecho a la Integridad Personal. Derecho a la Salud y Derecho a la Convicencia Familiar” de acuerdo a leyes nacionales, provinciales e internacionales de los Derechos del Niño.

La decisión del organismo del gobierno provincial es extrema. No permite que lo vean sus padres, familiares, amigos o conocidos de la familia y del niño, hasta que la Secretaría así lo decida.

En el medio hay abogados, expedientes, jueces, sospechas, enojos, comentarios varios y enfrentamientos judiciales múltiples.

De acuerdo a lo que cuentan los abuelos, la historia del niño entra en problemas serios, cuando en medio de un profunda crisis, la mamá del pequeño al no poder soportar su llanto, lo sofoca con una almohada. El hecho es presenciado por una tía al parecer. Viendo su propia situación de salud, la mamá de Santino se acerca a la comisaría de San Jerónimo Norte para denunciarse a sí misma y pedir ayuda. Esto habría sucedido cuando el niño tiene aproximadamente un año y medio.

Luego, los funcionarios provinciales que habían tomado el caso y acompañados por la policía de San Jerónimo Norte ingresaron a la casa de los familiares y se llevaron al niño.

“Nos dijo la secretaria de la Jueza que está en el caso, que el niño está con una familia sustituta y que en junio lo pusieron en adopción. Nosotros no queremos y somos sus abuelos. Su mamá está en tratamiento, y hace un año que no tiene crisis emocional ni mental. El niño tiene derecho a su identidad, saber quienes son sus padres y sus abuelos. Nosotros queremos verlo, porque hace dos años que lo están ocultando” dijeron sus abuelos, que llegaron desde San Jerónimo Norte a Esperanza para comenzar una campaña de lo que consideran es justicia.

“Nosotros tenemos otros cuatro hijos, desde un hijo varón de 30 años hasta una hija de 14 años, que son sus tíos y que también tienen derechos como nosotros de ver a Santino” señalan, mientras nos muestran una foto del niño y una remera con la imagen del pequeño, que no publicamos para protegerlo de acuerdo a las leyes y derechos vigentes así como códigos de manuales periodísticos.

Daniel Frank

Deja una respuesta