Sign in / Join

Sigue el salvaje ataque al ganado vacuno

En los últimos siete días en las localidades de Franck, San Agustín y Colonia San José, en el departamento Las Colonias, se han encontrado más de 10 animales carneados. Los productores se sienten solos, desprotegidos. La situación es preocupante” dice la Sociedad Rural de Las Colonias.

El tema no es nuevo. Es tan grosero como en ciertas temporadas donde la carne pasa a ser un producto importante de la canasta familiar por su valor.
Y no es casualidad, dado que históricamente, Franck, Empalme San Carlos, Colonia San José y San Agustín, son zona rurales lindantes con la peor “Zona Roja” de la ciudad de Santa Fe y de Santo Tomé.
No son ajenos a estos hechos algunos fenómenos como la venta clandestina de carne, incluso “a pedido” de carnicerías ubicadas en sectores urbanos de la ciudad capital y del gran Santa Fe donde no hay control sanitario.
Hoy, con 35 novillos, un productor compra una camioneta 4 x 4 dicen los que conocen la realidad económica actual.
En la zona de Empalme San Carlos incluso, el abigeato se hacía pasando en canoa por el rio Salado que separa a La Capital de Las Colonias.
Además hay un detalle, el castigo penal por abigeato es casi inexistente para la Justicia y la Ley históricamente y éso lo hace más apetecible para los delincuentes.

CARSFE
La Comisión de Asociaciones Rurales de Santa Fe- que tiene como uno de los referentes más significativos al ingeniero agrónomo Gustavo Vionnet, de Esperanza, hace escaso tiempo atrás, advertía de la gravedad de los hechos.
CARSFE emitió un documento porque el tema parece extenderse en Santa Fe.
En doce meses y sólo en tres campos, los deliencuentes que actúan en banda y organizados, se llevaron 45 animales que faenan en el propio campo.
Las localidades de San Carlos y Matilde son los más acosados por el abigeato.
Esta comunidades del suroeste departamental como San Carlos Norte y Matilde, sufren fuertes robos y faenamiento clandestino de ganado vacuno.
De acuerdo a cifras conocidas, el año pasado, en en sólo tres campos, los delincuentes mataron y robaron la carne de 45 animales.
Eso demuestra además que el delito es sostenido.
Los propietarios del ganado aseguran que los delincuentes están organizados en bandas, con vehículos como motos y automóviles que hacen la parte logística y que estas bandas estarían compuestas por lo menos de cinco a siete personas cada vez que actúan.
Los delincuentes matan al ganado con arma de fuego y luego se llevan todo, dejando el cuero y algunas partes menores además de la cabeza del animal.
Aseguran que actúan de noche anto como de día, especialmente «en el horario de la siesta».
Los comentarios de los vecinos manifiestan que ya «algunos agropecuarios ya están armados y dispuestos a defender a balazos sus bienes» porque se sienten cansados de la situación.
Cada animal tiene un costo mínimo de 3 mil pesos y se asegura que existen muchos otros casos que no se conocen o simplemente no se denuncian.
Sobre la policía rural afirman que con dos camionetas y 8 hombres para 37 localidades y una extensión tan grande como es Las Colonias, resulta infructuosa cualquier guardia rural.

CARSE dice
«Se pierde ganado y capital genético con el abigeato; y faltan jueces ante los delitos contra personas y bienes en zonas rurales» dijo en un comunicado la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) que sumó su reclamo al gobierno provincial por el robo de ganado y reclamó que “se refuerce y apoye la estructura específica de la Guardia Rural, Los Pumas”.
“Los ladrones de ganado se amparan en la soledad de la zona rural, cuyas extremas condiciones la hacen prácticamente despoblada, y aprovechan la posibilidad de acceder sin controles a las provincias vecinas de Chaco, Santiago del Estero o Córdoba, según los casos.
La provincia cuenta con un servicio de policía específico para la problemática, Los Pumas, que conoce en detalle el terreno, los campos e incluso los circuitos utilizados y las personas que delinquen, pero requiere como contrapartida de la estructura necesaria para cubrir cientos de kilómetros con características diferentes y hostiles entornos”, afirman desde la entidad que preside Rubén Ferrero.
En síntesis, Carsfe señala el aumento importante en la provincia de Santa Fe de los casos de abigeato y la necesidad tanto como urgencia en el refuerzo de la estructura de Los Pumas, como en el reclamo de mayor celeridad policial y judicial en zonas fronterizas.

 

Deja una respuesta