Sign in / Join

Entre tiros, robos, la desgracia y los chorizos en grasa

El Barrio parece que ya no es el mismo. “Siempre fue muy tranquilo” dicen los vecinos que se acercan a conversar con los cronistas de El Colono del Oeste. “Pero últimamente están pasando cosas no habituales” que rompen la tranquilidad y la seguridad del sector que se ubica de calle 1ro de mayo a la altura de Güemes al Este.

Desde setiembre que una serie de robos en viviendas los preocupó. Fueron unos 7 u 8, aunque en una sola noche hubo por lo menos cuatro concatenados allá por setiembre del año pasado.

Dinero, algunos elementos electrónicos y otros bienes fueron parte del botín. Pero uno en especial llama la atención.

“Fue una noche de lluvia. Entraron en una casa por 1ro. de Mayo y fueron saltando patios, robando. Cuando llegaron a mi casa, dejaron lo que había robado.

Yo me levanto temprano y suelo ir a buscar un chorizo en grasa del balde en una dependencia pegada a la casa. Para comer en el desayuno. Es una costumbre de campo que tenemos.

Cuando llego el balde no estaba. Y había cosas que no eran mías. Eran de los vecinos a los que habían robado. Las dejaron ahí porque seguramente no podían cargarlas junto con el balde de nuestros salamines en grasa” nos cuenta una vecina.

“Tienen que haber sido dos, porque como llovía quedaron los pies marcados en el patio” especula la dueña de los exquisitos salamines hechos en el campo.

Recientemente, dos pibes de 17 años, tras una gresca, balearon a dos chicas menores y a sus amigos en la madrugada, con una pistola 45. Fueron detenidos.

Muy cerca, un hombre dueño de un supermercado falleció tras un accidente en un estadio de fútbol de la Liga Esperancina. Era muy querido en el barrio.

“Y sí, la droga, la violencia, los robos, las desgracias están en todos lados. No hay barrio donde estas cosas no sucedan. Pero la verdad es que acá nunca pasaba nada. Habrá que esperar que las brujas se vayan” bromea otra vecina en la tarde esperancina.

Deja una respuesta