Sign in / Join

Trescientos cincuenta estudiantes buscan un lugar dónde estudiar

El anticipo de El Colono del Oeste en su habitual entrega a sus lectores recentemente, fue confirmado por el cuerpo de profesores y autoridades del Centro de Estudiantes, quienes en nombre de la comunidad educativa le informaron a la sociedad de Esperanza y de Las Colonias, la angustiante situación que padecen.

El Instituto “Almirante Brown” tiene 32 años de vigencia en la ciudad. Estuvo en la Escuela San Martín, en el Itec y hace 12 años en el Colegio San José y cuenta en la actualidad con una matrícula de 350 estudiantes, el 40% de ellas es del interior de Las Colonias y otraslocalidades de La Capital.
Tiene doble turno, por la tarde desde las 13,30 y por la noche. La razón es que muchos de ellos trabajan y otros necesitan esos horarios por los colectivos que toman para llegar o volver a sus comunidades.
La institución paria, que nunca tuvo casa propia, desde hace doce años tiene un destino que termina en materia de alquiler. En marzo debe dejar el Colegio San José, pero en noviembre comienza a inscribir y debe asegurar el doble turno para las decenas de jóvenes que llegarán con todas las ilusiones de invertir quizás todo el dinero que ganan, en su educación. Un gesto que debería ser tenido en cuenta a la hora de dar seguridad educativa por parte del Estado.
Hay que citar que tiene el Instituto dos tecnicaturas y dos carreras y posee una extraordinaria salida laboral.
Entre sus ex alumnos todo el mundo está trabajando, o es empresario montando una nueva empresa, tiene empleos de calidad y hasta hay supervisores escolares y directores de establecimientos educativos.
Esto demuestra la calidad educativa de su enseñanza.
Sin embargo, se les vence el contrato para funcionar en el Colegio San José, con doble turno como requiere indispensablemente, y sin posibilidad de renovación, y el Ministerio de Educación de la Provincia, del cual depende, en estos meses no ha encontrado la solución. Y cada día se hace más difícil porque sus funcionarios dejarán su cargo y el gobierno que vendrá en diciembre, todavía no asumió.
En la conferencia de prensa donde estaban todos los medios de la ciudad, se expresó por su cuerpo de educadores la profesora Maricel Baravale y por el Centro de Estudiantes, la joven Selva Lanche, ante la presencia además de estudiantes y educadores de la casa.
El Colegio San José durante doce años cobijó al Instituto, pero se trata de una entidad educatica emblemática de la ciudad, que tiene 1400 alumnos, jardín, primaria y secundaria y necesita el espacio para poder seguir creciendo y brindar mejores respuesta a sus estudiantes y sus familias.
Señalaron los voceros del Instituto que fueron recibidos por la intendente de la ciudad Ana María Meiners y su gabinete y que esperan pronto dialogar con el senador de Las Colonias, contador Rubén Pirola sobre este tema que necesita una urgente respuesta.
Los profesores narraron a la prensa que existe en la ciudad un edificio de índoleprivado que estaría en condiciones de utilizarse con infraestructura adecuada al funcionamiento del Anexo Esperanza de Instituto Almirante Brown.
Un hecho que fue reafirmado por las autoridades presentes en la sala de la Biblioteca de la entidad educativa es que las inscripciones se abrirán normalmente en el mes de noviembre para comenzar el ciclo lectivo en marzo – abril del año 2020.
No hay que olvidar un detalles asimismo, que hay jóvenes que estudian o decidieron que van a estudiar en el Instituto, -quizás sean los menos, pero existen-, que alquilan o van a alquilar una propiedad para poder estudiar en la ciudad y también se ven afectados.
Cuando se habla con los estudiantes, los inconvenientes que plantean ante el hecho, se multiplican por 350 personas que padecen esta incertidumbre, que debería ser más rápida en materia de resolución a fin de evitar una crisis absolutamente innecesaria desde el plano de una resolución sensata.
Por ahora, lo que existe en la realidad es que el Instituto Superior del Profesorado Nº 8 busca una sede para su comunidad educativa y sus estudiantes que están y los centenares que van a sumarse como respuesta, eficiente a las necesidades de los jóvenes de la ciudad y de una amplia región.
Y no hay respuesta a pesar que el problema tiene meses envuelto en la burocracia de los papeles y las indefiniciones. Mientras tanto, los tiempos cada día más apremian para los involucrados.
Sensatez y racionalidad
Seguramente, las autoridades ministeriales tendrán una respuesta en tiempo y forma , dado que son ellas las únicas que pueden resolver este afligente tema que afecta a por lo menos quinientas personas, el 60% son de Esperanza y el 40% a los jóvenes esparcidos por comunidades de los Departamento Las Colonias y de La Capital.

Mañana es hoy
Para los amantes del conocimiento, los científicos aseguran que la velocidad del tiempo se mira en la cantidad de acumulación del conocimiento. Esta claro que hace cien o hasta cincuenta años atrás, la velocidad del tiempo era de carreta y que hoy es de avión. Si se mide el pasado y el futuro por la velocidad de los cambos en el tiempo, es claro sentenciar que para toda comunidad, mañana es hoy. Comparado con el pasado, 50 años hoy es “un ratito”.
Un tema a futuro, que debería ser inmediato para Esperanza, es pensar que un Instituto Terciario que tiene 350 alumnos y una trascendencia local y cada vez más amplia en lo regional, necesitará en el corto plazo su propio edificio e incluso que prevea a nuevos institutos que puedan crearse. Si no, va a pasar como la escuela secundaria del Barrio La Orilla, que llega 50 años tarde.
Daniel Frank

Deja una respuesta